PORTADA ÍNDICE CONTACTO

El perseguido

Sonnenfeld era camarógrafo de una agencia federal americana y tuvo acceso ilimitado a la zona del desastre. Durante las horas de video que filmó para el gobierno de Estados Unidos vio muertos, se metió entre los escombros y hasta fue el encargado de darle a la prensa las imágenes que recorrieron el mundo después del ataque. “Todo lo que se difundió y ustedes pudieron observar por televisión, seguramente lo definí yo”, le cuenta Kurt a LA CAPITAL en la casa que alquiló en Mar del Plata para descansar con su familia. Las órdenes del gobierno de George W. Bush eran precisas: no había que mostrar cadáveres y estaba prohibido difundir imágenes de rescatistas llorando.


Kurt Sonnenfeld fue parte activa de FEMA (Federal Emergency Management Agency), una agencia de información gubernamental que toma a su cargo el seguimiento de las catástrofes, los desastres naturales -y no tan naturales- que ocurren en los Estados Unidos. Como camarógrafo tuvo a su cargo la documentación en imágenes del “Ground Zero”, el centro neurálgico del ataque terrorista. A partir de entonces, y de ser acusado sin pruebas por un crimen que no cometió, Kurt Sonnenfeld se transformó en un “perseguido”. Y es que en sus tareas de investigación en la zona reservada sólo a organismos oficiales, algo vio. Algo que sin dudas no debía ver, y que decidió no entregar como información a las autoridades.

Manifestación en EEUU



Entrevista a Kurt





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada