PORTADA ÍNDICE CONTACTO

El FMI ha venido para quedarse

26 may 10. Ya va siendo hora de que aceptemos la mayor, de que subamos un escalón y nos concienciemos de que quienes están detrás de esta crisis son los grandes banqueros. Ja, ja, reirá alguno, pero la mayor, el escalón, es que estos banqueros son parte de una élite satanista que controla el mundo desde hace milenios, que nos ha robado el verdadero sentido de la humanidad, que nos ha ocultado nuestro origen, nuestra meta y nuestro potencial como seres humanos. Rogamos encarecidamente que lean los enlaces al final de este post, porque todo ha sido planificado desde hace muchísimo tiempo.

Las nuevas instancias internacionales, tales como el FMI, el Banco Mundial y el B.I.S. (Bank of International Settlement, Banco de Pagos Internacionales), fueron creados para extender la supremacía de la economía sobre todo el planeta. Las contribuciones que cada nación debe pagar anualmente son del orden de miles de millones. Si una nación tiene problemas para pagar su contribución, son los obreros y los más desfavorecidos los que se resienten del problema. Actualmente, por orden de los banqueros internacionales, el FMI trata de conseguir los medios para controlar toda la economía mundial.

Harold Lever, miembro del “Comité de los 300”, formuló una propuesta conocida con el nombre de “Plan Ditchley”. Según el Plan Ditchley, la política financiera y monetaria de Estados Unidos pasaría, saltándose la ley, a ser controlada por el FMI. Ese plan permitiría al FMI reunir en el Banco Mundial todos los bancos centrales de las diferentes naciones.

En 1982, los más eminentes bancos de Wall Street y el gobierno de Estados Unidos decidieron de común acuerdo imponer a cada país deudor las pesadas condiciones de reembolso establecidas por la Kissinger Associates Inc. (el consejo de dirección está compuesto por Robert O. Anderson, magnate del petróleo y presidente del Instituto Aspen, por Lord Carrington, ex secretario de estado de relaciones exteriores de Thatcher, y por Lord Roll of Ipsden, director del Bank of England y del Banco S. G. Warburg).


El FMI, la Banco de la Reserva Federal y el Bank of England deben asegurar el papel de “policía mundial” para recuperar las deudas. América tuvo la idea de colocar al FMI, conocido por su intransigencia, en el centro de todas las negociaciones de deudas. Las condiciones del FMI fueron elaboradas por Irving Friedman, representante del FMI, lo que le valió un alto cargo en el Citibank.

Comentario sobre la situación actual: Rexrodt, actual ministro de economía alemana, también fue durante algún tiempo, jefe del Citibank en ese país.

Los capitales del Fondo Monetario Internacional (FMI), representan para los países una especie de señuelo. Cuando se detectan dificultades en un país, los especialistas del FMI le muestran lo que es preciso cambiar absolutamente. Acto seguido informan al país adeudado que si quiere obtener el menor crédito de un banco extranjero, debe reducir sus importaciones a mínimos. También debe reducir de forma drástica los gastos de Estado y principalmente frenar todas las subvenciones a la alimentación básica y otras concesiones para las personas desfavorecidas. La condición sine qua non siempre es devaluar la moneda. Aparentemente para que las exportaciones sean más asequibles y competitivas en el mercado mundial.

En realidad el precio de las importaciones suben y las deudas aumentan. Este es el primer paso. El segundo consiste en lograr que el país consienta en un amplio programa de conversión de deudas. Es entonces cuando la banca acreedora se asegura el futuro embargo del país endeudado. Cuentan, además, con el pago de los intereses y las amortizaciones. El FMI se convierte en la policía económica internacional de los grandes bancos privados.

Uno tras otro, los países deben negociar las condiciones de reembolso con el FMI y los bancos del grupo Ditchley. Según informaciones del Banco Mundial, entre 1980 y 1986 los bancos acreedores privados percibieron el equivalente a 326 mil millones de dólares como pago de los intereses de 109 países deudores. Durante el mismo período, se reembolsaron 332 mil millones de dólares. Así es cómo se llegaron a pagar 658 mil millones de dólares por deudas, cuyo importe original era de 430 mil millones de dólares. A pesar de ello, los 109 países debían todavía 882 mil millones de dólares a los bancos acreedores. La acción conjunta de intereses demasiado altos y de valores de cambio oscilantes hunde a los países en un perfecto entramado de deudas muy lucrativo para la banca. Fuente: Sociedades Secretas- Revelaciones del siglo XX


http://arucasblog.blogspot.com/2010/03/los-protocolos-de-los-sabios-de-sion.html
http://arucasblog.blogspot.com/2010/02/nuevo-testamento-de-satan.html
http://arucasblog.blogspot.com/2010/02/y-grecia-cayo-en-sus-garras.html
http://arucasblog.blogspot.com/2010/01/brutal-ataque-neoliberal-contra-el.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada