PORTADA ÍNDICE CONTACTO

La guerra entre ángeles y demonios

28 oct 10. Según Valdeandemágico, la famosa guerra entre ángeles y demonios realmente sí tuvo lugar, y eran seres de carne y hueso. Es increíble ver como en toda, absolutamente en toda iglesia o ermita española hay un ángel derrotando a un demonio, es decir a hay un ser con alas derrotando a un ser con cola. A partir de ahí, las fábulas que nos cuentan los guías o párrocos de turno, pues ya son de lo más variopintas.

Pero una vez que creemos en esos seres que nos modificaron genéticamente y que tenían carne y hueso y a veces alas o cola, intentamos dar una explicación a esa gran lucha sobre el control del planeta tierra, de la cual salieron vencedores los ángeles, los seres con alas, y perdedores los seres con cola, por eso se recuerda el acontecimiento en todos los templos. Como nos dicen los Habasis, los espíritus de Orión derrotaron a las almas de las Pleyades.

Para llegar a esta afirmación, hemos cogido dos muestras de complejos construidos por dichos seres, dioses, espíritus, almas, extraterrestres o como los queramos llamar. Los ángeles, los seres con alas, los ganadores, fueron quienes construyeron las pirámides de Giza, y prácticamente todos sus centros, o bases, estaban por dicha zona. Ellos vinieron de Orión, por eso la antena (conductos de ventilación) de la pirámide de Keops apuntan a Orión, pues construyeron la estación para monitorizar las constantes físicas de la tierra.

Los demonios, los seres con cola, los perdedores, vinieron de las Pleyades, y sus bases estaban por América, para ello nos fijamos en el complejo de Teotihuacan, que como su nombre indica, era la ciudad de los dioses. Allí construyeron la pirámide del Sol, acabada con una capa de mica, traída desde Brasil, en su interior hay un cámara en forma de trébol, y hasta dicha cámara, hay unos conductos que vienen de unas habitaciones que tanto en el techo como en el suelo, había placas de mica, como aislante eléctrico. Y dicen que había dibujos donde aparecían los dioses (extraterrestres) encima de unos platillos, dirigiendo la construcción.

Así describen la Guerra los Dioses los Habasis (sacado del blog habasis.blogspot.com) :
En la guerra entre los Espíritus Orión y las Almas Pléyades emplearon todo tipo de armas energéticas, pues ambos pueblos son de energía, y así surgió el mal, una arma letal que emplearon los de Orión y que afecta a todo ser vivo menos a ellos, pues tienen una vibración energética similar.
Hicieron una gran mortandad entre los Seres de Luz y estos llamaron en su socorro a otros que eran enemigos de los de Orión, y así vinieron los de SIRIUS, y viendo a los de Orión, estudiaron sus defensas y sus puntos débiles y con la ayuda de los Seres de Luz, dieron la batalla y les derrotaron, pero el mal no lo pudieron neutralizar.

El propósito final de ambos era parecido, hacerse con el control final del planeta tierra, por eso construyeron sus laboratorios, sus estaciones base y experimentaron. Después del trabajo de la manipulación genética, realmente el reto estaba en hacernos medianamente inteligentes, y el símbolo que nos indica que trabajaron los dos para el mismo fin, es el famoso cubo que llevan en la mano tanto los seres que nos transmitieron los sumerios, como los seres que nos transmitieron en América (en la segunda foto aparece el cubo de los grabados americanos, y en la foto 3, el cubo de los grabados sumerios). Recordar que los americanos, los de las pleyades, el que tenemos a la derecha con su cubo, fueron los que nos instalaron el alma en el cerebro al lado de la glándula pineal, y sin embargo el del otro cubo, los sumerios, los que tenían alas, fueron los que nos instalaron el espíritu, al lado de la glándula pituitaria.

La forma de viajar también era parecida, ya que mientras en los dibujos sumerios aparecen como dentro de una nave con alas, en la americana dicen que se desplazaban como encima de un disco o platillo.

Finalmente después de la batalla, cuando los ángeles ganaron, como todo ganador intentó tapar toda huella en la tierra de ellos, por eso las pirámides de Teotihuacan estaban tan tapadas, algo que no pudo ser fruto de la erosión.

El caso es que al final, esos ganadores, pasaron a ser ángeles que nos guiaron en nuestro aprendizaje, ya que realmente así fue, y nos enseñaron a ser lo que somos, y esos perdedores, pasaron a ser demonios, que habitan en el infierno, relacionados con el pecado, y todo lo que ya sabemos. Y como todo perdedor, desaparece de la historia, hasta que con Cristóbal Colón volvió a aparecer un continente y unas gentes que siempre habían estado ahí.

Y al igual que hemos empezado con la foto de todas las iglesias donde un ángel derrota a un demonio, pues también podríamos acabar con la foto de San Isidro, el patrón de los agricultores, viendo como siempre detrás aparece un ángel guiándole en los conocimientos de la agricultura.


Fuente: Valdeandemágico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada