PORTADA ÍNDICE CONTACTO

Los sistemas de refrigeración global de la Tierra (chemtrails) deben terminar, dicen los investigadores

La población mundial más vulnerable necesita protección ante los enormes impactos no previstos y radicales de los proyectos de geoingeniería.
El Volcán Grimsvoth hace erupción en Islandia en 2011. Planes de manejo de la radiación solar con partículas en spray a la atmósfera para simular el efectos de refrigeración de las erupciones volcánicas. Foto: Egill Adalsteinsson/EPA
11 abr 13. Los polémicos proyectos de Geoingeniería que pueden ser utilizados para enfriar el planeta deben ser aprobados por los gobiernos de todo el mundo para reducir el peligro de accidentes catastróficos, dicen los científicos británicos.

Los investigadores de Met Office han hecho una llamada para un control mundial de los experimentos radicales después de que los estudios demostraran que podrían tener enormes consecuencias y producir efectos en algunas de las poblaciones más vulnerables del mundo.

Los peligros se plantean en proyectos que enfrían el planeta de manera desigual. En algunos casos, causaron sequías devastadoras por toda África; en otros, el aumento de las precipitaciones en la región, pero dejando a grandes zonas de Brasil resecas.

(Nótese que dice "causaron", en pasado)

"La enorme complejidad de las cuestiones relacionadas con la geoingeniería, y el potencial para los ganadores y perdedores, significa que alguna forma de gobernanza mundial es esencial", dijo Jim Haywood en el Met Office Hadley Centre en la Exeter.

(Nótese que llama a la creación de un gobierno mundial)

La advertencia se basa en la labor de los científicos y los ingenieros para acordar un marco regulatorio que prevea la prohibición total de la geoingeniería en proyectos a gran escala, por lo menos temporalmente, pero permitir que los pequeños proyectos de investigación sigan adelante.

(Reconoce que están ocurriendo proyectos a gran escala)

La geoingeniería viene en muchos ¿sabores?, pero entre los más plausible está el "manejo de la radiación solar" (SRM) en los que se pulverizarán enormes cantidades de partículas reflectantes en lo alto de la atmósfera para simular el efecto de enfriamiento de las erupciones volcánicas.

(Ya se está haciendo)

Los volcanes pueden soplar millones de toneladas de partículas de sulfato en la estratosfera, donde permanecen a flote durante años y enfrian el planeta por recoger algunas la energía solar, enviándola de vuelta al espacio.

En 2009, un informe de la Royal Society advirtió que la geoingeniería no era una alternativa para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, pero admitió que la tecnología podría ser necesaria en el caso de una emergencia climática.

En un artículo publicado en la revista Nature Climate Change, Haywood y otros demuestran que enfriar el clima por pulverización de partículas de sulfato a la atmósfera podría ser espectacularmente erróneo. Comenzaron por observar los impactos inesperados de las erupciones volcánicas.

En 1912 y 1982, primero en las erupciones del Katmai en Alaska y a continuación en El Chichón en México alojaron millones de toneladas de sulfato en cielos septentrionales. Estas erupciones precedieron a grandes sequías en la región del Sahel, en África. Cuando los científicos recrean las erupciones en los modelos climáticos, las lluvias a través del Sahel se detuvieron y la humedad de las corrientes de aire fueron empujadas al sur.

Habiendo establecido un vínculo entre las erupciones volcánicas en el hemisferio norte y las sequías en África, los científicos regresaron a sus modelos climáticos para simular proyectos SRM (radiación solar).

Los científicos tomaron un proyecto típico como inyectar 5 millones de toneladas de sulfato en la estratosfera cada año desde 2020 a 2070. La cantidad de sulfato inyectado en el hemisferio norte causaría severas sequías en Níger, Malí, Burkina Faso, Senegal, Chad y Sudán, y la pérdida casi total de la vegetación.

El mismo proyecto causaría radicalmente diferentes consecuencias si se ejecuta desde el hemisferio sur. En lugar de secar El Sahel, el enfriamiento del hemisferio sur traería lluvias en el Sahel y re-ecologizado la región. Pero la ventaja en África causaba la reducción drástica de las precipitaciones en el noreste de Brasil.

Las consecuencias no deseadas de los proyectos SRM (radiación solar) probablemente irían mucho más lejos. "Sólo hemos arañado la superficie en la búsqueda de El Sahel. Si las frecuencias de huracanes cambian, podría tener un impacto en los Estados Unidos", dijo Haywood.

Matthew Graham Watson, que lidera el proyecto Spice en la Universidad de Bristol, dijo que el estudio revela también las "dramáticas consecuencias" de la geoingeniería desinformada.

"Este documento nos dice que hay consecuencias en nuestras acciones porque podemos hacer cualquier cosa. No hay ningún salir de la cárcel de tarjeta gratuita ¿-?," dijo a The Guardian.

"Todo lo que hagamos es un compromiso, y ese compromiso significa que habrá ganadores y perdedores. Que se abren enormes cuestiones éticas: ¿quién va a decidir cómo hemos incluso de determinar lo que es un buen resultado para diferentes personas?

" ¿Cómo se puede conseguir un consenso con siete millones de interesados? Si no se decide qué geoingeniería hacer mañana, sería realizada por hombres blancos de Europa occidental, y eso no es bueno", afirmó Watson.



Ian Sample, science correspondent
The Guardian, Sunday 31 March 2013 17.59 BST
Fuente: The Guardian
Traducción: ArucasBlog

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada