PORTADA ÍNDICE CONTACTO

La controversia de Sión

6 abr 13. En el prólogo de la edición de 1985 del libro de Douglas Reed, el autor Ivor Benson describe cómo los años transcurridos desde 1956, cuando el libro fue terminado, hasta el año 1985, han confirmado la interpretación de Douglas Reed de los últimos 2.000 años de historia en todos los sentidos. Cubre el papel continuo de Oriente Medio como el polvorín, que puede ser la causa de la próxima guerra mundial, y la continuada supresión y tergiversación en los medios de comunicación de todas las noticias y debates.

Sólo unos pocos conocían los antecedentes del sionismo talmúdico y del comunismo, quienes tenían una oportunidad de entender acontecimientos tan decisivos como el llamado "Guerra de los Seis Días" y la posterior invasión masiva del Líbano en el 1982. Se dijo que la invasión iba a acabar con la OLP pero en realidad era simplemente una parte del antiguo plan de Gran Israel (Eretz-Israel). Así como es la invasión actual de Iraq.

La representación de los medios de comunicación pro-israelí del mundo de Israel como una democracia pequeña, inocente, que estaba constantemente en la necesidad de ayuda, se hizo menos y menos fiable, por lo que no muchos se sorprendieron cuando el Instituto de Estudios Estratégicos Inglés informó que Israel se había convertido en la cuarta potencia militar más grande del mundo después de Estados Unidos, la Unión Soviética y China, pero muy por delante de países como Inglaterra y Francia. Después de la caída de la Unión Soviética, este país, con una población aproximadamente del mismo tamaño que el pequeño país de Dinamarca, podría incluso haber subido aún más en esta lista de los top 4!

El cambio en las reacciones de los propios Judíos en este momento - 1982 - fue significativo: Después de la masacre de 1.500 hombres, mujeres y niños en dos campamentos de refugiados palestinos en Beirut, los medios de comunicación occidentales tímidamente negaron a comentar, mientras que 350.000 habitantes de Tel Aviv protestaron contra su propio gobierno.

Douglas Reed también parece haber previsto este desarrollo ya que entre las últimas palabras de su libro - de 1956 - están las siguientes: "Yo creo que los Judíos de todo el mundo están empezando a darse cuenta de la injusticia del sionismo revolucionario, el gemelo del otro movimiento destructivo, el comunismo, y que hacia el final de este siglo XX habrán finalmente decidido unirse a las filas de la humanidad."

El libro empieza con una cita de 1789 del filósofo Edmund Burke, quién, en "Reflections on the Revolution" (Reflexiones sobre la Revolución) dirigió un ataque literario a la Revolución Francesa:
"Ha ocurrido algo que es difícil hablar e imposible callar."




Revolución Mundial, el sionismo y el Gobierno Mundial

La Revolución Mundial, que en este siglo (XX) ha destruido la civilización humana a un grado nunca visto - hasta ahora - fue sólo uno de los dos movimientos revolucionarios que se propagó como una plaga epidémica por el mundo en la misma semana de octubre 1917. Ambos surgieron de Judíos talmúdicos del Este. La Revolución Mundial ha sido el punto culminante, hasta ahora, de la conquista judaica del mundo. La derrota de la revolución es sólo aparente. Su efecto destructivo sigue un poco más encubierto, sin la Unión Soviética, pero aún con China como un ejemplo de este tipo de sociedad esclava llevada por el terror, y con los agentes judaicos firmemente colocados en los puestos más importantes del mundo. Todos los "valores espirituales" continúan, igual que en la UE.

Y su gemelo, el sionismo revolucionario, se hace cada vez más fuerte hacia el previsto Eretz Israel - Gran Israel- que se extenderá desde el Nilo hasta el Eufrates en toda la "zona original", con todos los judíos del mundo allí reunidos, y con Jerusalén como capital mundial y el centro de la "Paz en el Mundo del Gobierno Mundial".

Todo se apoya en el Pentateuco del Antiguo Testamento, complementado por el Talmud, sobre la predestinación del "pueblo elegido" para exterminar o subyugar a todas las demás naciones. Entre los líderes sionistas esto se toma en serio al cien por cien. Al igual que una operación militar los dos grupos trabajan juntos con una sincronización increíble hacia un Gobierno Mundial todo dominante. No pasará mucho tiempo antes de que sea una realidad. Vemos que esto ocurre todos los días: ONU, OTAN, UE, OMC, tratados y convenios internacionales, los tribunales internacionales con jurisdicción transnacional y los cientos – incluso miles - de fusiones y absorciones en los negocios.

También la idea de un gobierno mundial tiene sus antecedentes en el Antiguo Testamento y el Talmud. Es "el pueblo elegido", que organiza los asuntos de acuerdo con los textos, con el resto del mundo como esclavos. Los mayores logros de ambos movimientos se llevó a cabo en los períodos de confusión cerca del final de, y justo después de las dos guerras mundiales, se iniciaron por los dirigentes de estos dos movimientos. Sólo la revolución y el sionismo salieron como ganadores después de las dos guerras mundiales, con su sufrimiento inconcebible.




Vencedores de la primera guerra mundial

Después de la Primera Guerra Mundial, la Revolución se impuso en Rusia por el terror y el exterminio de todas las "clases" hasta - y incluyendo - el Kulak, un agricultor con 3 vacas. Fue un gobierno casi exclusivamente judío, que ejerció este terror. Duró 70 años, con aproximadamente 20 millones de asesinatos en su conciencia (y un total de 100 millones en todo el mundo por culpa del comunismo).

Aunque los medios de comunicación occidentales, sobre todo a partir de 1952, machacaron sobre el "antisemitismo" en la Unión Soviética, esto nunca fue otra cosa que un engaño, ya que estos líderes judíos soviéticos simplemente se echaron atrás cuando el reinado de terror llegó a ser conocido como el Imperio del mal. En realidad, era sólo diferentes facciones que luchan entre sí. Se retiraron los representantes "judíos" más obvios, pero la estructura del poder, especialmente en la policía secreta, que tenía el poder decisivo, siguió siendo "judío". El "antisemitismo" fue severamente castigado (hasta la caída de la Unión Soviética, y posiblemente sigue siendo) y por lo tanto impensable.

Inmediatamente después de la Revolución hubo una pena de muerte por estar en posesión de "Los Protocolos de los Sabios de Sión", que fue aparentemente uno de los planes de los "judíos" para la conquista del mundo mediante la revolución, y para vencer los países cristianos.

Al mismo tiempo, el sionismo, con la Declaración Balfour de octubre de 1917, obtuvo la promesa de Gran Bretaña de dar a los judíos "un hogar nacional" en Palestina, a cambio de traer a los Estados Unidos a la Segunda Guerra Mundial.

Poco a poco la presión sobre los políticos de Occidente se incrementó, con el fin de hacer de esto una realidad. Especialmente sobre los estadounidenses, que estaban rodeados por "asesores" judíos, y la inmigración a la zona se incrementó enormemente con el remedio milagroso de "antisemitismo", combinado con el apoyo de los magnates y líderes judíos occidentales pro-sionistas en el periodo de entreguerras.
Y la Liga de Naciones se convirtió en el primer núcleo del Gobierno Mundial, también con los sionistas en los puestos altos, moviendo los hilos.




Y en la próxima guerra mundial...

De esta manera fueron sólo estos tres movimientos - el comunismo, el sionismo, y el Gobierno Mundial - que se beneficiaron del sufrimiento y de la destrucción de la Segunda Guerra Mundial. Las potencias occidentales ayudaron a la Revolución Mundial en atrincherarse en lo profundo de Europa.

El General Eisenhower ordenó a los generales occidentales detenerse en la línea de Viena-Berlín. Todos los países de Europa oriental, la "liberación" de los cuales había sido, supuestamente, de lo que se trataba toda la guerra, fueron sacrificados al terror revolucionario en la conferencia de Yalta.

Al principio el sionismo apoyó a Hitler económicamente y con una prensa vacilante o incluso amable. Más tarde, en el 1933, se le declaró la Guerra Santa.

Los sionistas obtuvieron tanta compasión por los judíos después de la persecución y el exterminio tan anunciado, que las potencias mundiales y las poblaciones de Occidente aceptaron una división de Palestina y el "reasentamiento" de judíos en el área. Los árabes fueron sacrificados deliberadamente, y esto desencadenó uno de los periódos con olas de odio anti-occidentales más peligrosos, fuertemente mantenido desde entonces.

Reed da muchos ejemplos de como los "sufrimientos especiales" de los judíos durante la guerra eran sólo mentiras fabricadas por los medios de comunicación. En relación a sus números no sufrieron ni más ni menos que otras personas, pero esto era un ejemplo de este fenómeno, que todo debe centrarse en los judíos. Otros pueblos han sufrido mucho más, numéricamente. Al final de la guerra, y poco después, los sionistas recibieron enormes cargas de armas de la Unión Soviética. Y varios cientos de miles de judíos emigraron de un país, de lo cual nadie más podía salir, por lo que pronto se convirtió en una mayoría bien armada, pudiendo expulsar a la población original por el terror del Antiguo Testamento. El resultado fue de 600.000 refugiados miserables.

Las Naciones Unidas, que fue originalmente planeada y organizada por Alger Hiss y el judío Harry Dexter White, más tarde ambos expuestos como espías comunistas, iba a convertirse en un clímax temporal de un Gobierno Mundial dominado por judíos. Sus muchas ramificaciones tenían como objetivo más importante reducir las naciones soberanas a municipios, y para dar un poder ilimitado para la propia organización. Naturalmente, con el fin de "garantizar la paz", al igual que la Sociedad de Naciones. Durante muchos años la organización fue dominada por los comunistas, y sus muchos condenas del terror israelí nunca fueron seguidos por la acción.

El apoyo incondicional de los líderes occidentales para una Gran Israel cada vez mayor, conduce hacia un gobierno mundial, con o sin una Tercera Guerra Mundial. El nacionalismo y racismo abierto de Israel no reciben críticas serias de una "opinión pública" dominada por los sionistas. Occidente está cerrando sus propios estados como "anticuados", y están cada vez más bajo el control de las crecientes organizaciones internacionales, dominadas por los agentes "judíos". El patrón de enfrentar a las potencias occidentales en contra de unos a otros y hacerles sangrar hasta la muerte ahora se trabaja en profundidad, y se ha convertido casi en una ciencia exacta.

Los "agentes judíos" de Occidente, que están trabajando, ya sea para el éxito sionista o comunista, ahora se comportan de una manera desenfrenada, traidor, y bastante de acuerdo con "Los Protocolos de los Sabios de Sión" para la destrucción de las "naciones cristianas" . Una Tercera Guerra Mundial podría ser el tercer acto, que estas fuerzas consideran necesaria para obtener el control completo en la consiguiente necesidad y confusión.
El sacrificio de muchos de su "propio pueblo" ha sido aceptable, incluso necesario, antes, a fin de mantener un gobierno basado en el miedo, y también para poblar Israel a través de "anti-semitismo" manufacturado.
Y luego llegamos a la guerra... al menos que las personas suficientes, en todo el mundo, se despiertan y arrancan a los traficantes de guerra lejos de la "palanca del gran estallido."




La historia de los últimos 2.000 años

El autor apoya sus argumentos citando las declaraciones, escritos y acciones realizadas por "judíos". La descripción del desarrollo del sionismo, en el siglo pasado, por ejemplo, se centra en Chaim Weizmann, quién fue una figura clave en las intrigas políticas sionistas, y que se convirtió en el primer presidente de Israel. Una fuente particular es la autobiografía de Weizmann de 1949, Trial and Error (A La Verdad Por El Error).

El origen judío de la revolución comunista y mundial es un hecho, y enormes cantidades de dinero gastaron exactamente para tratar de ocultar esto. Probablemente ningún otro secreto ha costado tanto de mantener. Sin embargo existen fuentes judías que lo admiten. Historiadores judíos, líderes comunistas, artículos periodísticos, e informes de la época de la revolución se utilizan como material de origen.

En cuanto a la perspectiva histórica más amplia, Reed apoya sobre todo sus argumentos consultando el historiador fuertemente sionista, Dr. Josef Kastein, cuyo libro, Historia y Destino de los Judíos, apareció en el 1933. Sin embargo, también utiliza muchas otras fuentes, todas ellas mencionadas en la bibliografía del libro. El libro de Kastein cubre el mismo periodo de tiempo que "La Controversia", y mucha información en el libro de Dr. Kastein puede ser tomada como una prueba directa de las conclusiones de Douglas Reed.




La Raza Superior

La miseria se inició en el año 458 a.C., cuando una pequeña tribu en la antigua Judea aceptó un credo basado en la raza. La tribu ya había sido expulsado anteriormente por los israelitas por tal racismo. Este evento aparentemente sin importancia probablemente causo más destrucción para la humanidad que la existencia de los explosivos y las epidemias. La tribu adaptó el credo de la raza superior como nada menos que "La Ley".

Los judeanos eran una pequeña tribu bajo el rey persa. El credo del judaísmo no fue el principio del monoteísmo, como se ha propagado. El monoteísmo data todo el camino de regreso hasta El Libro Egipcio de los Muertos, 2600 años a.C. y tal vez aún más. El judaísmo, al contrario, fue la exacta antítesis, es decir, la adoración de un dios tribal racista.

"La Ley" o "El Pacto" era - y es - el único que se basa en una declaración de un dios tribal, en el sentido de que su "pueblo elegido": "los israelitas" (en realidad, los judeanos) se establecería por encima de todos los demás pueblos y en una "tierra prometida", si sólo se adherirá a todas sus reglas y juicios. Si Jehová, por tanto, debía ser adorado en un lugar determinado, se deduce pues que, cuando los fieles no eran en realidad en ese lugar, estaban siendo "perseguidos", en "cautividad" y debían "destruir" a los "extraños" que "los mantuvo en cautiverio". Sólo de esta manera era Jehová un Dios de todos los demás pueblos - como el Dios castigador, que castigó a su propia gente primero - con un "cautiverio", entre los paganos "por sus transgresiones contra la ley" y luego, como un guión exacto, castigó a los extranjeros con un exterminio predestinado, cuando "el pueblo elegido" había seguido todas las reglas al pie de la letra.

Es probable que ni siquiera fue un pacto con los habitantes de Judea, pues según "La Sagrada Escritura", el pacto se hizo con los israelitas, que llevaban tiempo mezclados con el resto de la humanidad, y que nunca conocieron este credo racista por lo que sabemos. La Enciclopedia Judía dice, que los judíos "probablemente no eran una tribu israelí". Los israelitas se alejaron del racismo de los judíos. El credo ha pasado a la historia por haber sido creado por los levitas de Judea.

Lo que sucedió antes del 458 a.C. es principalmente mitología, a diferencia de los posteriores eventos más importantes. El documento escrito más antiguo data de un par de siglos anterior a 458 a.C., cuando los israelitas rechazaron a los judeanos. La historia de Moisés fue tomada por los israelitas de la mitología generalizada, que va todo el camino de vuelta a la historia del rey babilonio, Sargón el Viejo, 2.000 años antes. Los diez mandamientos son como mandamientos similares de los egipcios, babilonios y los asirios. Estas ideas comunes acerca de un dios para toda la humanidad, los levitas, los gobernantes de Judea, a continuación, cambiaron completamente, cuando anotaron sus leyes. Ellos fundaron la contrarrevolución permanente en contra de todas las religiones universales e identificaron los nombres de Judea y judíos, con la doctrina de la separación al resto de la humanidad por deseo propio, el odio racial, el asesinato en nombre de la religión, y la venganza. Asimismo, la personificación de la traición, Judas, se incluyó desde el principio de Judea.

Las historias de Moisés, a la cabeza de un éxodo masivo de Egipto, no puede ser verdad, según incluso el Dr. Kastein. Fue inventado por necesidad, con el fin de encajar en el patrón de la "venganza de Jehová", el destructivo principio básico del judaísmo.

Los israelitas se instalaron, como la parte más numerosa de un grupo segregado de personas, en la parte norte de Canaán. En el sur, rodeada por los cananeos originales, la tribu de Judá tomó forma. Así, el nombre de "judaísmo" y "judío".

Esta tribu se aisló de, y no se llevaba bien con, los vecinos desde el principio. Hay mucho misterio sobre la cuestión, incluyendo sus inicios. Parece más que han sido expulsados que elegidos. Y en las siguientes ediciones de "Las Sagradas Escrituras", escrito por sus escribas, que escribieron lo que les convenía, surgió en el curso de los siglos, y en más y más lugares, las ordenes de "destruir completamente", "derribar", "exterminar", etc.
Los israelitas se retiraron, pues, de las creencias racistas de los judeanos y se mezclaron con el resto de la humanidad. Ellos "desaparecieron" de esta manera como un pueblo separado, mientras que los judeanos permanecieron separados por estrictas leyes raciales.

En el transcurso del tiempo, estos se agudizaron aún más y se expandieron para regular hasta los detalles cotidianos más triviales. Los castigos por violar las leyes eran severos, y los "judíos" comunes acabaron completamente bajo el control de los escribas. Fue este gueto espiritual que se convirtió en el precursor del gueto físico y del antagonismo y la exclusión por otros, de los judíos, como castigo.





Talmud y Traición

En la "cautividad" Babilónica los escribas añadieron cuatro libros más de "Moisés" a la primera, creando cinco en total. Se amplió de esta manera aún más la religión racial intolerante, lo que mantendría a los judíos separados del resto de la humanidad para siempre, si se pudiera hacer cumplir. Y en Babilonia se encontraron con los medios. Los líderes religiosos de hecho lograron mantener su congregación completamente separados de los alrededores. Obtuvieron la autoridad de aquellos quienes los mantenían en "cautividad" de tener el control sobre su "propia gente", y finalmente, en el año 536 a.C., para mostrar su gratitud, destruyeron el país de acogida entero a través de la traición, con la ayuda del ejército de un nuevo gobernante, el rey Ciro de Persia, que, a su vez, fue destruido, etc... el patrón bien conocido, que fue perfeccionado más tarde y se utilizo, entre otras muchas ocasiones, en las dos guerras mundiales en el siglo veinte. "Los judíos", por cierto, al menos los dirigentes, se lo pasaron muy bien en Babilonia, según el Dr. Kastein. Estaban completamente libres. El relato de la destrucción de Babilonia creó una imagen de un poder destructivo irresistible. Este fue otro patrón, que se amplió aún más por los escribas.

La traición fue siempre el cambio de la hospitalidad. Según el Dr. Kastein, los judíos fueron instrumentales en la destrucción de los babilonios, los persas, los egipcios, los griegos y los romanos. Cada vez por recibir "con los brazos abiertos" a un conquistador.

Esta situación continuó a través de los siglos. Al mismo tiempo, las cadenas de los judíos comunes se reforzaron más y más, y desde la época de Jesús el Talmud se había desarrollado, como una colección de escrituras, que contienen reglas de conducta para todo, especialmente dirigidas contra el cristianismo. La nueva religión de la tolerancia, que es el opuesto directo del odio racial levítico, constituyó el peor peligro para los escribas - aquello de perder su control sobre la congregación. Si alguna de las muchas reglas de conducta de los judíos fueron rotas, esto fue severamente castigado, incluso con la muerte. Las autoridades judías tenían a los judíos comunes dominados por el terror por medio de una autoridad, que les dieron los gobernantes "cristianos". Después de que Roma perdió la paciencia con los judíos, Jerusalén fue destruida en el año 70 y los judíos fueron dispersados en los países vecinos.




Sanedrín

El liderazgo mundial del judaísmo, que en Jerusalén fue llamado el Sanedrín, "los sabios de Sión", se movió durante los siguientes siglos, como un gobierno móvil con un poder increíble sobre las congregaciones dispersas. Después de la destrucción de Jerusalén, la sede se trasladó a Jamnia, donde permaneció durante unos 100 años. A partir de entonces fue Usha en Galilea, a continuación, como siempre debido a la "persecución", se trasladó de nuevo a Sura en Babilonia. Durante 600 años el liderazgo mundial se mantuvo en Jamnia, Usha y Galilea, en el clima oriental, donde pertenecía. Cuando el centro del mundo fue trasladado a España, como consecuencia de la conquista musulmana (!) una convivencia larga y dolorosa con los países cristianos comenzó, en la que la mentalidad "oriental" no era comprendida y apreciada. Estos padecimientos están a punto de destruir a Occidente en nuestros tiempos.




Traición en "Español"

En la España cristiana la traición se repitió. Al igual que en Babilonia y Egipto los judíos volvieron en contra del pueblo entre los que vivían. Abrieron las puertas de la ciudad para los conquistadores y los musulmanes les dieron a partir de entonces la custodia de la ciudad violada ... y luego se volverían en contra de ellos también al final. Una vez más, fueron expulsados por mal comportamiento, en 1492. Obviamente fueron identificados con los conquistadores musulmanes y expulsados junto con ellos. Entre los peores "persecuciones" que habían tenido que soportar, era la prohibición de tener esclavos! Prof. Graetz: "En adelante los judíos no podían comprar los cristianos como esclavos, ni recibirlos como regalos."

Ya antes de esto, habían estado en España desde hace 800 años. La mayoría de ellos regresaron a África del Norte, desde donde habían venido, o se fueron a Egipto, Palestina, Italia, las islas griegas y Turquía. Otras colonias surgieron en Francia, Alemania, Holanda e Inglaterra, y éstos también recibieron algunos de los expulsados. Dondequiera que se establecieron, los líderes religiosos siempre consiguieron que el príncipe local les ayudará a conservar el poder sobre su congregación. Poder total. Algunos de estos judíos se hicieron muy ricos y sobre todo desarrollaron el capital en préstamo como su base de poder. Prestaron grandes sumas de dinero a los príncipes extravagantes, y a cambio de esto recibieron muchos privilegios como judíos de corte. El representante más conocido de este poder monetaria fue la familia Rothschild, que en el siglo 19 se convirtió en los verdaderos gobernantes de Europa.
A continuación, el liderazgo mundial del judaísmo fue trasladado a Polonia.




Los Jázaros


Este es uno de los misterios centrales. ¿Por qué Polonia? No hubo información acerca de una parte considerable de los judíos españoles trasladándose a Polonia, o información de que una anterior inmigración masiva de judíos a Polonia tuvo lugar. En el siglo 16 una población (judía), calculada en millones, de repente surgió (Dr. Kastein). Pero las poblaciones de millones no surgen de repente, y el Dr. Kastein evade la pregunta. Detrás de este conocimiento suprimido se encuentra la clave para entender la siguiente historia del sionismo. La sede judía se estableció en medio de estos así llamados judíos del Este, de los cuales incluso los judíos occidentales habían, hasta entonces, sólo escuchado rumores, y de que el resto del mundo no sabía nada. A partir de entonces se hizo cargo de la dirección del judaísmo mundial. Eran descendientes de los Jázaros, un pueblo de origen turco-mongoloide, que se convirtió al judaísmo alrededor del séptimo siglo a.C. A partir de aquí una separación aún más dura fue ordenada por "los sabios". Mientras tanto, los judíos occidentales se "asimilaron" poco a poco a la población de Europa occidental, especialmente después de la legislación que siguió a la Revolución Francesa, que poco a poco les dio plenos derechos civiles. Este grupo oriental poco a poco se hizo cargo de la dirección del "judaísmo" a tal grado, que en las "estadísticas" judías - que por cierto siempre han sido muy poco fiables - prácticamente desaparecieron. Hoy en día los judíos del este constituyen al menos el 90% de todos los judíos, de acuerdo con estas estadísticas, tanto en Israel como en el resto del mundo.

Los judíos occidentales que, mediante el uso de la fantasía y un máximo de tergiversación de la verdad, afirmaron que una vez vivieron en Palestina, estaban poco a poco siendo asimilados, después de haber sido expulsados de España, y casi "desaparecieron" como una entidad. En su lugar aparecieron los judíos del Este, un pueblo asiático, que nunca había tenido la más mínima relación con Palestina.
Y de pronto, también la sede central de los judíos desapareció. Según el Dr. Kastein "dejó de existir."




Gobierno Mundial sin dirección

No hubo, sin embargo, mucho indicio de que esto era así. Pero se convirtió en un secreto después de 1772, cuando Polonia estaba dividida, y la mayor parte de los judíos cayo bajo el dominio ruso. Un sede mundial así había existido durante más de 2,500 años, y ahora se supone que desapareció de repente. Podría, sin embargo, ser reunido, cuando Napoleón llamó "El Gran Sanedrín" en 1807, con el fin de tener claridad acerca de la lealtad de los judíos francés o la falta de la misma. El mismo Dr. Kastein revela con alegría, que "en el siglo 19 la Internacional Judía tomó forma."

El siglo 19 perteneció a las conspiraciones revolucionarias, tanto el sionismo como el comunismo, que se desarrollaron en el siglo 20. Fue también en ese siglo, que el gueto físico fue reemplazado por uno mental: el temor del "antisemitismo". En las familias judías, la cuestión era si se debía fomentar el comunismo revolucionario o el sionismo revolucionario (Weizmann). Terminó siendo ambos. El comunismo debe derribar todas las naciones. El sionismo debe establecer uno. Un Gobierno Mundial sin una dirección se estaba convirtiendo en una moda, que se ha seguido incondicionalmente durante todo el siglo 20.




Revolución Mundial y la Raza Superior

El estadista británico, Benjamín Disraeli (un judío bautizado), dijo que judíos estaban detrás de todas las revoluciones de la mitad del siglo (desde 1848), y hubo una participación significativa de judíos también en la revolución francesa. Sin embargo, según Reed, no hay rastro de líderes judíos en las intrigas iniciales. Fueron sociedades secretas, especialmente los jacobinos, que jugaron el papel destacado y de estos se puede seguir la pista hasta el catedrático alemán Adam Weishaupt, que en 1776 fundó los Illuminati, una sociedad secreta dirigida contra todas las autoridades cristianas.

Pronto se infiltró en toda la masonería europea y luego pasó a América. La conspiración de los Illuminati, que fue revelada accidentalmente por el gobierno bávaro en 1787, contenía casi palabra por palabra el mismo texto en su programa que la posterior "Protocolos de los Sabios de Sión" (Nesta Webster), y era claramente reconocible en las teorías de la revolución rusa. La revolución "rusa" fue el primero que era judío sin duda (alrededor del 90% de los dirigentes eran judíos), y esta revolución, junto con la Primera Guerra Mundial, fue la primera prueba evidente que "Los Protocolos de los Sabios de Sión" se estaban siguiendo literalmente en los eventos más importantes del mundo.

Reed ofrece varios otros ejemplos de como este guion es una profecía exacta para el futuro más cercano, o un espantoso plan para la conquista del mundo. (Véase el capítulo "Los Protocolos" en el libro de Reed, y el texto completo de los protocolos en "Links" y "More"). Puede no ser nunca demostrado si son "judío" o no. Más importante aún, con frecuencia Reed señala que ha sido en su mayoría judíos disidentes que han advertido en contra de ellos. Menciona varios. Sin embargo, los detalles del gobierno mundial se están llevando a cabo día tras día.


Knud Bjeld Eriksen, 6 febrero, 1998

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada