PORTADA ÍNDICE CONTACTO

La dictadura judeo-masónica del préstamo y los intereses

14 abr 14. En la década de 1.810, los masones habían llevado a Europa a la pobreza para prepararla para sus revoluciones socialistas. Particularmente grave fue la situación en Guernsey, una de las Islas del canal. Del tamaño de un poco más de la mitad de Jersey, goza de un clima templado y húmedo y suelos fértiles. La gente no tenía dinero para comprar cosas, la producción se detuvo y trabajadores estaban desocupados. No había ningún comercio ni ninguna esperanza de empleo para los pobres. La quiebra estaba cerca, ya que en Inglaterra no se podían pagar los impuestos ni los intereses a los acreedores y no se concedían nuevos préstamos. La situación era desesperada. La gente empezaba a abandonar la isla y emigraba a Australia.

En 1.815, Guernsey necesitaba un mercado cubierto. No había dinero. Entonces alguien propuso que la isla debería hacer valer una antigua prerrogativa y emitir su propia moneda libre de intereses. En un primer momento, la propuesta fue rechazada, pero ya que se necesitaban urgentemente 5.000 libras y sólo tenían 1.000 a mano, imprimieron billetes de una libra del Estado de Guernsey libre de intereses. Esto se sumó a la oferta de libras esterlinas, que ya hacían circular los dos principales bancos de la isla.


Se comenzaron las obras del mercado, se pagó con dinero nuevo. Cuando estuvo terminado, los clientes llegaron y el negocio fue mejor de lo esperado. En 1.822 el mercado estaba pagado. Los 4.000 billetes de una libra fueron destruidos. El primer proyecto con dinero nuevo fue tan exitoso que pronto fue seguido por otros.

En Glasgow, en comparación, el mercado de fruta original de Candleriggs fue construido en 1.817 y costó 60.000 libras. Este dinero se consiguió pidiendo un préstamo con interés. A diferencia del mercado público de Guernsey, reembolsado 6 años después de ser construido, el mercado de Glasgow no se terminó de pagar hasta 1.956 - ¡139 años después! Entre 1.910 y 1.956 no menos de 267.886 libras fueron pagadas sólo como intereses (Olive and Jan Grubiak, "The Guernsey Experiment", Hawthorne, California, 1.960, p. 14).

A continuación se necesitaba una carretera nueva. Había grava, piedras y un montón de mano de obra - pero no había dinero para pagarlo. En total, el estado emitió billetes por valor de 55.000 libras, para pagar los nuevos proyectos. Se construyó una escuela nueva, luego unas cuantas más. Todo el entorno del mercado se renovó y se construyeron otros edificios públicos, también se ampliaron las calles. Se construyó un nuevo puerto junto con las mejores carreteras nuevas de Europa y alcantarillas nuevas. Todo se pagó con los impuestos y los billetes nuevos fueron destruidos. Todos estos proyectos proporcionaron trabajo y estímulo económico.

En 1.827, el Alguacil de Lisle Brock fue capaz de hablar de "las mejoras, que son la admiración de los visitantes y que contribuyen tanto a la alegría, salud y bienestar de los habitantes". Las cosas ciertamente habían mejorado desde 1.815. Es significativo que la gran depresión nunca preocupó a Guernsey. No había paro, y el impuesto de la renta tenía un techo del diez por ciento.

Las cosas fueron mucho mejor. Se redujo la importación de la cara harina inglesa. La oferta monetaria nunca superó las 60.000 libras. El paro era prácticamente inexistente. Guernsey se convirtió en una próspera comunidad isleña. Pero los masones odiaban este paraíso, por temor a que la idea se extendiera a otras partes de Europa. En este caso ya no serían capaces de construir sus proyectos destructivos. A los masones no les gusta la gente feliz.

En 1.830, los bancos lanzaron un contraataque y comenzaron a inundar la isla con sus propios billetes. Los banqueros Finkelstein & Co. de Londres fueron los primeros en abrir una oficina en la isla.

Comenzaron su propaganda de "dinero mejor", "dinero real". La gente se creyó esta charlatanería, que dio lugar a escasez de dinero y a solicitudes de préstamos a los bancos. El Alguacil luchó como un león para salvar la sólida economía de la isla y su alto nivel de vida - pero fue en vano. Las intrigas y el trabajo de socavamiento de los masones desviaron la economía de la isla hacia los bancos y su explotación.

El experimento de Guernsey desde 1.816 al 1.835 habla por sí mismo. Podemos prescindir de la economía masónica y hacerlo mucho mejor - pero intentar acabar con el interés es considerado el peor crimen posible contra la humanidad.

En 1.837, el gobierno había puesto en circulación 50.000 libras con proyectos locales como principal objetivo como diques, carreteras, el nuevo mercado, una iglesia y un colegio. Estas 50.000 libras doblaban sobradamente la oferta monetaria, pero no hubo inflación.

En 1.914, mientras que los británicos restringían su propio suministro de dinero, Guernsey emitía más - otras 140.000 libras los cuatro años siguientes. En 1.958, había en circulación más de 500.000 libras de dinero libre de intereses en Guernesey y todavía no había inflación.

En 1.990, había un total de 6,5 millones de libras esterlinas en circulación emitidas sin intereses. No había ninguna deuda pública como este en el resto de Gran Bretaña, que todavía estaba pagando sus deudas de guerra. Y aún más, en Guernesey, la prosperidad era muy evidente por todas partes (Dr. Jacques S. Jaiko, "El virus de la deuda : Una solución convincente para los problemas de la deuda en el mundo", 1.992).

Aquí no había nada nuevo. En 1.793, Liverpool sufría extremos problemas de tesorería y esto se resolvió mediante la creación de unas 300.000 de libras a fondo perdido con una ley del Parlamento, que se utilizaron para obras públicas con un gran beneficio para la ciudad y la su gente. Este asunto del dinero de la Corporación de Liverpool alivió la inmediata crisis de la deuda.

El 30 de junio de 1.934, la revista londinense New Britain publicó una declaración del masón y ex primer ministro David Lloyd George: "Gran Bretaña es una esclava sometida a los poderes financieros internacionales".

Los banqueros masónicos durante los últimos veinte años han prestado dinero a los gobiernos de las naciones industriales, a los que les resulta cada vez más y más difícil pagar su enorme deuda. El sector privado (es decir: masónico) se ha convertido exactamente mucho más rico. Este poder monetario (masónico) tiene el dinero suficiente para detener a cualquier político intransigente. Los políticos elegidos por el pueblo ya no tienen ningún medio para realizar las políticas que desean. No pueden recuperar su poder hasta que se paguen las deudas. Por cada dólar en préstamo, los políticos renuncian a más poder. Los países en desarrollo se encuentran en una situación mucho peor. Ni siquiera son capaces de pagar los intereses de sus préstamos.

Entre 1.982-1.990 los bancos de las naciones industriales han recibido 1.345 millones de dólares con intereses y los pagos anuales han empobrecido a estos países.



El 1 de marzo de 1.932 alrededor de las 5 de la tarde, en París, un hombre compró una pistola, afirmando ser el conocido financiero internacional sueco Ivar Kreuger. En aquel momento, Kreuger estaba reunido con su compañero Oscar Rydbeck, así que obviamente algún otro debió comprar el arma. Los diarios publicaron que ese mismo varón sueco Ivar Kreuger se había suicidado el 12 de marzo, porque su imperio financiero estaba a punto de quebrar. Sin embargo, nada de esto era verdad. El examen del doctor Erik Karlmark concluyó inmediatamente que Kreuger había sido asesinado. Una pariente cercana, Eva Dyrssen, estaba presente para comprobarlo. No se le realizó ninguna autopsia (Lars-Jonas Angstrom, "Kreuger-mordet" / "El asesinato de Kreuger", Estocolmo, 2.000, p. 55).

Ivar Kreuger prestaba dinero a muy bajo interés para salvar a naciones con problemas. En 1.930 prestó 27 millones de dólares a Rumania, una cantidad que hoy sería el equivalente a 500 millones de dólares. El grupo Kreuger estaba ayudando a quince gobiernos y a 400 millones de personas de la misma manera (Gustaf Ericsson, "Kreuger kommer tillbaka" / "El regreso de Kreuger", Estocolmo, 1.936, p. 63). Todos los activos de Kreuger fueron expoliados.



El economista germano-argentino Silvio Gesell (1.862-1.930) quería introducir "dinero gratis". Margrit Kennedy relata en su libro "Dinero gratis, interés e inflación" (1.988) cómo los partidarios de la teoría de una economía libre de Gesell en la década de 1.930 habían hecho varios intentos con dinero libre de intereses en varios países como Alemania, Suiza, España y los Estados Unidos. Especialmente fructífero había sido el modelo utilizado en la pequeña ciudad de Worgl en el Tirol, en Austria. En 1.932 se introdujeron las ideas que se describen en el libro de Silvio Gesell "Die naturliche Wirtschaftsordnung" ("El orden económico natural", 1.916).

En agosto de 1.932, el Ayuntamiento de Worgl emitió sus propios billetes de banco, denominados certificados de trabajo, por un valor de 32.000 chelines. Apoyados por un importe equivalente de chelines ordinarios del Banco, la ciudad puso en circulación 12.600 certificados de trabajo. La tasa sobre el uso del
dinero era del 1 % mensual o del 12 % anual. Esta tasa debía pagarla la persona que tuviera el billete al final del mes, en forma de un sello, que se enganchaba en el dorso, de un valor del 1% del billete.

Se construyó una pista de esquí, se renovaron las calles, así como el sistema del canal. Construyeron puentes, mejoraron las carreteras y los servicios públicos y pagaron los salarios y materiales de construcción con este dinero, que era aceptado por el carnicero, el zapatero, el panadero, por todos.

El módico precio hizo que todo el mundo pusiera en circulación este dinero antes de utilizar el dinero "real". Al cabo de un año, los 32.000 certificados de trabajo habían sido puestos en circulación 463 veces y por tanto habían hecho posible el intercambio de bienes y servicios por un valor de 14.816.000 chelines.

En comparación con la débil moneda nacional circularon ocho veces más rápido. El desempleo se redujo un 25 por ciento en un año. Cuando 130 comunidades de Austria comenzaron a interesarse en la adopción de este modelo, el 1 de septiembre de 1.933 el Banco Nacional de Austria prohibió la impresión de cualquier
moneda local.

Volvió el paro, la prosperidad desapareció y la situación estaba "normalizada" - es decir francmasonizada.

Del libro: Arquitectos del engaño
Autor: Juri Lina

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada