PORTADA ÍNDICE CONTACTO

Dios no sabe que existimos

De un tiempo a esta parte está aflorando una especie de síntesis de lo vivido hasta ahora desde que comenzó a expandirse cierto conocimiento hermético que durante siglos permaneció en exclusiva entre unas minorías y que por algún motivo vamos accediendo a él en en estos tiempos tan convulsos, y a la vez interesantes, un gran número de personas.

Estas conclusiones son el resultado de muchos años de investigación y lectura, de desengaños y de reconfortantes descubrimientos que ahora de forma espontánea se sincronizan entre personas que procedemos de distintos campos que despiertan nuestro interés y después de haber visto, escuchado o leído lo más inimaginable, tanto por absurdo como por increíble, para llegar a estas concreciones que son tan solo el inicio de otro largo camino, que esta vez promete ser más satisfactorio y enriquecedor.

De sincronizar en este mismo año con muchas personas puedo aportar varios ejemplos; pero valgan estos dos últimos, ni mejores ni peores que otros sino los más recientes, en los que he encontrado pensamientos comunes.

Gaza, África, Irak, Ucrania, yihaidistas de la CIA-MOSSAD-MI6, Ébola, desahucios, pobreza, sangre y muerte ¿dónde está Dios?

Ese Dios, ese Todo que menciono, y lo hago desprovisto de cualquier sesgo y cariz religioso y dogmático, está desconectado de nosotros porque alguien en el pasado manipuló nuestra evolución, mutiló la onda vibracional que nos conecta al universo y por ello no sabe que existimos. Ese alguien se nutre de las bajas vibraciones que emanan del odio, la venganza, la sangre. Debemos ser nosotros, cada uno de nosotros, quienes emprendamos la tarea de reparar la conexión. Pero cuidado, la avería no la busques en tu exterior porque con esa ya nos engañaron. La avería está dentro, en casa.

Dos sincronicidades:



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada