PORTADA ÍNDICE CONTACTO

Infiltrados 2.0: El verdadero origen del 15-M y el complot de Podemos


20 feb 16. Muy a nuestro pesar detectamos por aquellos años que el 15M, con personajes como Dans, Gándara o Vlavansky incrustados allí, y la posterior aparición de Pablo Iglesias en los medios de comunicación del propio sistema tenía toda la pinta de estar organizado mucho antes como estrategia de control de las masas disconformes y hartas de tanto gobierno que no las representa.

A nuestro pesar porque ya nos habría encantado que todo aquello surgiera de la espontaneidad del pueblo sin manos ocultas que muevan voluntades, como ha sido el caso, para encauzar la disidencia hacia los intereses de los de siempre.

Léase publicaciones anteriores en ArucasBlog:

El 15-M como punta de lanza de nuevas reformas neoliberales
Vínculos entre Globalistas, Mundo Empresarial y 15M
Los indignados piden un Nuevo Orden Mundial
Stéphane Hessel es un FRAUDE
La conexión 15-M con la Fundación Rockefeller
The Spanish Experiment
... + sobre el 15M aquí

La mano jesuita que mece a España desde el golpe franquista
El camino a la presidencia de Isidoro 2.0
Entender el fenómeno Podemos
Hacia una nueva transición... controlada por el poder
Pablo Iglesias, el elegido


... pero este amplio y detallado informe que ofrecemos a continuación es definitivo:

Infiltrados 2.0: El verdadero origen del 15-M y el complot de Podemos

PRÓLOGO: “LA GUERRA ANÓNIMA”



En 2013, un informe del colectivo ruso “Club de Izborsk” titulado “La Guerra Anónima: contenido ideológico y mecanismos de las “Revoluciones 2.0” exponían sus conclusiones tras investigar a fondo los fenómenos sociales como la llamada Primavera Árabe, los movimientos de protesta del 15M, Occupy Wall Street o “Yo soy 132” de México.

La conclusión fundamental a la que llegó este círculo de investigadores es que estas revoluciones no se propagaron por el mundo de manera espontánea, según lo retratado por los medios, sino que lo hicieron dirigidas por poderes financieros internacionales con intereses de carácter global.

“El gran fenómeno de los últimos años ha sido el fuerte aumento de las protestas masivas en todo el mundo. En lugar de una serie de “revoluciones naranja” han llegado las “Revoluciones 2. 0” caracterizadas por el papel clave que han jugado en ellas Internet y las redes sociales. La primavera árabe, Occupy Wall Street, los acampados de la Plaza Bolotnaya, o los disturbios en Londres, en todas partes se pueden ver en las calles jóvenes de clase media exigiendo un cambio. Un punto común a la vista de estos eventos, es el aumento de la autoconciencia y el activismo de los jóvenes, su deseo de participar en el proceso político de sus países y las “protestas democráticas” contra la tiranía y las élites corruptas. Sin embargo, vemos una imagen diferente tras un cuidadoso análisis de la política, de los trasfondos sociales y culturales de estos eventos.”



Los autores del este informe sostienen la idea de que estos eventos no suceden de manera espontánea, sino que lo hacen con la participación activa de determinadas “entidades externas.”



“Sus objetivos van incluso mucho más allá del cambio de las élites, la revolución económica o la atenuación de las naciones en el marco de la lucha geopolítica. Este problema presenta un cambio del paradigma de la información en cuanto al uso de los mecanismos de la guerra de la información.”

“Sin embargo, un papel importante en iniciar las “revoluciones 2. 0” y su gestión metodológica la han desempeñado una serie de estructuras supranacionales parapolíticas, centros universitarios y ONGs internacionales, patrocinadas por ciertos grupos de fondos oligárquicos para la asistencia directa de la situación de las instituciones internacionales. Por otro lado, la actividad constante de estas estructuras y los resultados de la “revolución 2. 0” suponen importantes beneficios para una serie de tipos específicos de negocios transnacionales.

En general, sin embargo, el tema puede ser caracterizado como un “lobby civilizacional”, que está implementando ciertos proyecto de carácter global.”

“La “epidemia” de movimientos de protesta que se inició en enero de 2011, la llamada Primavera Árabe, fue bastante diferente de la cadena de “revoluciones de color” entre 1999-2005. En primer lugar, la irrupción de las protestas masivas no se limitaban necesariamente a exigir nuevas elecciones; en segundo lugar, el simbolismo no era individual, sino uniforme; En tercer lugar, los líderes de la “revolución de los medios sociales” no han reemplazado o derrocado a los ” tiranos” para convertirse en “reyes por un día.” Otra diferencia entre “la epidemia de las revoluciones” fue la propagación de protestas masivas no sólo en otras partes del Tercer Mundo, sino también en los países occidentales. Este hecho fortaleció la impresión en el mundo, especialmente entre la opinión pública de los jóvenes, de que este nuevo tipo de revoluciones se producían de manera espontánea, con protestas “anónimas”, y no como producto de un diseño común fabricado desde el exterior.”

“Los disturbios en Atenas, Londres, Dublín, y luego una serie de campañas en masa de logotipos Ocuppy (en Estados Unidos, Reino Unido, Irlanda, Israel o Turquía) o las de los Indignados ( España, México) jugaron el papel de un eficaz catalizador, o un modulador de los procesos legales políticos: algunos de ellos estuvieron bajo presión, mientras que otros consiguieron más “credibilidad.” Por último, la misma red social, que distribuyó las mencionadas protestas, ha sido capaz de crear en el seno de la Unión Europea a nuevos “recién nacidos” partidos políticos legales, los cuales han reescrito el mapa político del país. Así, en Italia, el efecto de “palos en las ruedas” que se produce con el recién creado movimiento “Cinco estrellas” del comediante Beppe Grillo, es comparable a la política y efectos económicos de la crisis de 1992.”

A continuación, el informe repasa cuatro puntos clave de las llamadas “Revoluciones 2.0”:

“1) Todos estos movimientos de protesta tienen similitudes tanto en los formatos externos, como en las promesas ideológicas.

2) El análisis de estas ideologías revela su relación no sólo con la política actual, sino también con el objetivo de cambiar los procesos fundamentales de la civilización en los puntos de referencia que se iniciaron en la segunda mitad del siglo XX y se refieren a los valores morales, la cultura, la religión y el lugar del hombre en el mundo, los componentes de estereotipos ideológicos de masas como las protestas de anarquismo, ecologismo, pacifismo, la protección de las minorías de género y el retorno a las culturas primitivas, el anticlericalismo, o la transparencia informativa. La predicación de estas recetas de liberación completa de las autoridades (gubernamentales, militares, religiosas) entre los participantes de la “revolución 2. 0”, si bien se las califica de liberadoras de los pueblos, en la práctica, lo que hacen es aplicar el programa de los círculos de poder de la economía mundial y de los opresores culturales.

3) Un mecanismo clave se lleva a cabo por la transformación del mundo, Internet y las tecnologías de red. Internet, como herramienta y como medio, ha creado un tipo especial de hombre moderno y ello afecta a su percepción del mundo. La infantil idea de la transferencia del cambio de “reglas de juego” de la política de la vida real al mundo virtual de Internet es la parte más importante de la nueva cultura de protesta.

4) “El motor del cambio” – un área de información en el que se halla el trabajo de los medios, las ONGs y diversas formas de relaciones sociales “horizontales”. Algunas de ellas están directamente relacionadas con instituciones supervisoras estadounidenses o multinacionales, y aunque parte de ellas surgen desde “abajo”, la parte más integrada o utilizada es para los “jugadores profesionales”. Sin embargo, la masa de los participantes ordinarios que están involucrados en este proceso actúan de forma proactiva y desinteresadamente.

Así pues, el círculo de investigadores del “Club Izborsk” nos presenta una radiografía de estas supuestas “revoluciones” en la que se aprecia la inadmisible injerencia de las ya mencionadas “entidades externas” (principalmente vinculadas a Estados Unidos), quienes utilizando a las organizaciones no gubernamentales como punta de lanza, y bajo lemas relativos a la “participación ciudadana” o la “transparencia”, no dudan en inmiscuirse en los asuntos internos de naciones soberanas a través, no ya de la infiltración, sino de la creación de movimientos de protesta diseñados específicamente con el objetivo de desestabilizar las instituciones de un país, e incluso capaces de derrocar a su legítimo gobierno.

El estudio que a continuación les presentamos pretende ahondar en la estructuración y propósito de estas “entidades externas” de carácter global que actuaron durante el movimiento surgido en España en el mes de mayo de 2011, el llamado “15M” o movimiento de los “indignados”. E incluso más allá, pretende explicar cómo lejos de diluirse, estas entidades han logrado con el tiempo metamorfosearse en el partido político “Podemos“, el cual es considerado desde su creación en 2014 como “el heredero” de las reivindicaciones del 15M. (sigue en la fuente del artículo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada