PORTADA ÍNDICE CONTACTO

Jesuitas y su infiltración en la masonería: testimonios

12 may 16. La segunda mitad del siglo XVIII y las primeras décadas del XIX fueron claves para el exitoso plan de los jesuitas para apropiarse el control de la masonería primero y del Vaticano tras el Congreso de Viena de 1814. A los testimonios aportado con anterioridad en este blog sumamos dos de especial relevancia debido al conocimiento de estos personajes muy cercanos a los acontecimientos de la época:

Nicolás de Bonneville fue un historiador y escritor, nacido en Evreux, Francia, el 13 de marzo de 1760, que participó activamente en la Revolución Francesa a través del Círculo Social que fundó junto con el abate Claude Fauchet. Bonneville era francmasón y Fauchet sacerdote jesuita.

Bonneville fue el autor de una obra publicada en 1788 titulada "Les Jesuites chasis de Maconnerie et leur puñal brise par les Macon", dividida en dos volúmenes, el primero titulado "La Maconnerie Ecossaise Comparée avec Les Trois profesiones et Le Secret des Templiers de 14e Siècle" , y el segundo "Memete des quatre voeux de la Compagnie de S. Ignacio, et des quatre grado de la Maconnerie de S. Jean ".

Bonneville sostiene que los jesuitas habían introducido la historia de la vida y la muerte de los Templarios en los grados simbólicos, y la doctrina de la retribución por delitos políticos y religiosos de su destrucción; y que tenían cuatro de los grados más altos obligados a los cuatro votos de su Orden de los Jesuitas. "

Johann Joachim Christoph Bode nació en Brunswick el 18 de enero de 1730 y fue uno de los más respetados masones de su tiempo. En 1757 se estableció como librero en Hamburgo y se introdujo en la masonería. Bode hizo muchas contribuciones valiosas a la literatura masónica; entre otras cosas, tradujo el anterior libro citado de Bonneville titulado "Les Jesuites chasis de la Maconnerie et leur puñal brise par les Macon" e incluye una comparación de la masonería escocesa con el Templertum, una especie de intento del renacimiento de los Templarios en el siglo XIV.

En 1790 se unió a los Illuminati y alcanzó el nivel más alto en la segunda clase, como en el Congreso de Wilhelmsbad de 1782, nombre del castillo de los Rothschild donde se celebró el evento, donde representó a los puntos de vista del fundador de los Illuminati, el jesuita Adam Weishaupt.

Ningún hombre de su tiempo fue mejor versado en la historia de la masonería o poseía una biblioteca más valiosa o más extensa. Es por eso que siempre se mantuvo en una elevada posición entre los estudiosos masónicos de Alemania. La tesis que él había diseñado sobre la historia de la masonería fue que la Orden de los Jesuitas en el siglo XVII era un instrumento para el restablecimiento de la iglesia romana ideado en Inglaterra, y se esconde para sus propios fines con el pretexto de Templarios ". Albert G. Mackey, masón de grado 33, americano, historiador masónico: "Enciclopedia de la Francmasonería" de 1917

Jorge Guerra

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada