PORTADA ÍNDICE CONTACTO

Los ovnis de Hitler (I)


29 may 10. En todos los terrenos existen dos principios que determinan los acontecimientos, luz y sombra, bien y mal, creación y destrucción, positivo y negativo en electricidad. ¡se trata siempre de una u otra forma! Estos dos principios, que designamos concretamente como los principios creadores y destructores, determinan también nuestros medios técnicos [...]

El principio destructor es la obra del Demonio, el principio creador, la obra de Dios [...] Toda técnica basada en el principio de la explosión o de la combustión puede ser catalogada como técnica satánica. ¡La nueva era que llega será la era de una técnica nueva, positiva y divina! [...] (Extraído de los archivos secretos de las SS).

Por la misma época, el científico Victor Schauberger trabajaba en un proyecto análogo. Había hecho suya la enseñanza de Johannes Kepler, quien poseía la doctrina secreta de los pitagóricos, reconquistada y mantenida secreta por los templarios. Esa doctrina trataba del saber sobre la IMPLOSIÓN (que en este caso significaba la utilización del potencial de los mundos interiores en el mundo exterior). Hitler y los demás miembros de las Sociedades Thule y Vril sabían que el principio divino siempre es creador, es decir constructivo. Una tecnología que por el contrario, se basa en la explosión resulta pues, destructora, opuesta al principio divino.

Quisieron entonces crear una tecnología basada en la implosión. La doctrina de la oscilación de Shauberger (el principio de la serie de los armónicos = monocorde) parte del saber acerca de la implosión. Digamos más simplemente: ¡implosión en vez de explosión! Por medio de las trayectorias de energía del monocorde y de la técnica de implosión se penetra en el campo de la anti-materia disolviéndolo todo, incluído el peso.. La primera nave en forma de platillo se construyó en verano de 1922; su propulsión se basaba en la técnica de la implosión (la máquina hacia el más allá). Comprendía un disco de 8m de diámetro, cubierto por un disco paralelo de 6,5m de diámetro y teniendo debajo otro disco de 6m de diámetro. Ésos tres discos tenían en su centro un orificio de 1,80m de diámetro, donde montaron el propulsor de 2,40m de altura. Por debajo, el cuerpo central terminaba en forma de cono. En ese cono había una especie de péndulo cuyo efecto era el de estabilizar el aparato. Los discos inferior y superior giraban en sentido inverso para crear un campo de rotación
electromagnético.

Ignoramos el desempeño de este primer disco volador. Fue experimentado durante dos años antes de ser desmontado y guardado en las oficinas de Messerschmidt en Augsbourg. El patrocinio financiero de este proyecto se encuentra en las contabilidades de diversa empresas industriales, mencionadas con el código “JFM”. Es cierto que el mecanismo Vril fue sacado de la “máquina hacia el más allá”, pero fue clasificado como “levitador Schumann SM”.

A principio, la máquina para lo el más allá debía generar un campo extremadamente fuerte a su alrededor y en su vecindad próxima, lo cual hacía de todo el espacio circundante (comprendido el de la máquina y sus ocupantes) un microcosmos completamente independiente de nuestro cosmos. A su máxima potencia, ese campo debía ser totalmente independiente de todas las fuerzas e influencias de nuestro Universo, tales como la gravedad, el electromagnetismo, la radiación o cualquier materia. Podía moverse a voluntad en todos los campos gravitacionales sin que sintiesen o detectasen las fuerzas de aceleración. En junio de 1934, Victor Schauberger fue invitado por Hitler y por los mayores representantes de las Sociedades Vril y Thule, trabajando a partir de entonces en colaboración con ellos.

El primer OVNI alemán vio la luz en junio de 1934. Fue bajo la dirección del Dr. W. O. Schumann que surgió el primer avión circular experimental, en terrenos de la fábrica de aviones Arado en Brandenburgo. Se trataba del RFZ 1.


Durante su primer vuelo, que también fue el último, ascendió verticalmente a una altura de 60m, pero empezó a bailar y trastabillar en el aire durante algunos minutos. El mecanismo estabilizador Arado 196 que debía guiar el aparato mostró ser completamente ineficaz. Fue a duras penas que el piloto Lothar Waiz consiguió que se posara en el suelo, antes de alejarse corriendo, ya que el aparato comenzó a girar sin control antes de explotar y quedar hecho trizas.Fue el fin del RFZ 1, pero el inicio de los ingenios voladores Vril.

El RFZ 2 se acabó antes del fin del año de 1934; tenía una propulsión Vril y un “pilotaje por impulsión magnética”. Su diámetro era de 5m, y sus características eran las siguientes:
los contornos del aparato se difuminaban cuando tomaba velocidad, y se iluminaba con diversos colores, cosa muy característica en los Ovnis. Según la fuerza de propulsión, se volvía rojo, naranja, amarillo, verde, blanco, azul o violeta.

Pudo funcionar, y el año de 1941 le reservó un destino notable. Fue utilizado como avión de reconocimiento para grandes distancias durante la “Batalla de Inglaterra”, ya que se averiguó que los cazas alemanes estándar ME 109 resultaban inadecuados para vuelos de reconocimiento trasatlántico, debido a su pequeño radio de acción. Fue fotografiado a fines de 1941 cuando sobrevolaba el Atlántico sur, mientras se dirigía al crucero auxiliar Atlantis, que se encontraba en aguas del Antártico. No podía ser utilizado como avión de caza ya que a causa de su pilotaje por impulsión, el RFZ 2 no podía efectuar cambios de dirección, a no ser de 90°, 45° ó 22,5°. “Es increíble”, pensarán algunos lectores, ya que son precisamente esos cambios de vuelo en ángulo recto los que caracterizaron a los Ovnis.

Después el éxito del pequeño RFZ 2 como avión de reconocimiento a gran distancia, la Sociedad Vril dispuso de un terreno de experimentación en Brandenburgo. El caza Vril 1, disco volador equipado con armas ligeras, empezó a volar a finales de 1942. Tenía 11,5m de diámetro, poseía una cabina, “propulsión por levitación Schumann”, y ”pilotaje por impulsión de campo magnético”. Alcanzaba velocidades de 2.900 a 12.000 Km./h. Podía realizar a toda velocidad cambios de vuelo en ángulo recto, sin perjuicio para el piloto. No estaba sujeto a condiciones atmosféricas y era perfectamente apto para volar en el espacio. Se construyeron 17 unidades del Vril 1. Hubo también diversas variantes con dos asientos, cubiertos por una cúpula de vidrio.

En el mismo momento surgía el proyecto V-7. Varios discos voladores utilizaban ese nombre, si bien se propulsaban por reactores convencionales. Fue gracias a Andreas Epp que se desarrolló el RFZ 7. Era un disco volador que combinaba la levitación con la propulsión a reacción. Participaron de su elaboración los equipos de Schriever- Habermohl y de Miethe Belluzo. Tenía 42m de diámetro, pero se estrelló durante un aterrizaje en Spitzbergen. En los alrededores de Praga se tomó posteriormente una foto de un RFZ 7 construido de la misma forma. Según Andreas Epp, tenía que ser equipado con ojivas nucleares y debía bombardear Nueva York.

En julio de 1941, Schriever y Habermohl construyeron un avión circular que despegaba en vertical, dotado de propulsión a reacción, pero que sin embargo presentó graves fallos. Desarrollaron por tanto otro “platillo volante de electro-gravitación” con propulsión de taquiones, que obtuvo mejor resultado. Después le tocó el turno al RFZ 7T; construido por Schriever, Habermohl y Belluzo, funcionó también maravillosamente. Pero comparados con los discos Vril y Haunebu, los discos voladores V-7 eran como juguetes de niños. En el seno mismo de las SS se encontraba un grupo que trabajaba para la producción de energía alternativa. Era la "Secretaría de Estudio IV del Sol Negro" = SS-Y-IV, cuyo objetivo principal era independizar a Alemania del petróleo bruto extranjero. El SSY- IV desarrolló “el mecanismo Thule”, denominado más tarde taquiador Thule, a partir del mecanismo Vril y del conversor de taquiones del comandante Hans Coler.

El primer RFZ 7 despegó en agosto de 1939. Era un platillo volante que recibía el extraño nombre de Haunebu 1, equipado con armas más o menos pesadas. Su tripulación estaba compuesta por ocho hombres, tenía 25m de diámetro, su velocidad de despegue era de 4.800 Km./h pudiendo alcanzar hasta los 17.000 Km./h. Iba equipado con dos “cañones de rayos fuertes” (KSK) de 60mm, montados sobre pequeñas torres rotatorias, y con cuatro MK 106, y presentaba una aptitud media para volar en el espacio.

A finales de 1942 elHaunebu II estaba finalmente listo. Su diámetro variaba de 26 a 32m, la altura estaba entre los 9 y 11m. Podía transportar un equipo de 9 a 20 personas. Propulsado por un taquiador Thule, alcanzaba los 6.000 Km./h en la periferia terrestre.


Era capaz de desplazarse en el espacio, y tenía una autonomía de vuelo de 55 horas. Por entonces existían ya los proyectos para la gran cosmonave Vril 7 de 120m de diámetro, que debía transportar compañías enteras. Poco después fue construido el Haunebu III, el ejemplar más prestigioso entre todos, con su 71m de diámetro. Voló e incluso fue filmado: podía transportar 32 personas, su autonomía de vuelo era de más de ocho semanas, y alcanzaba una velocidad de por lo menos 7.000 Km./h (y según los documentos de los archivos secretos de las SS, podía alcanzar los 40.000 Km./h). Virgil Armstrong, ex miembro de la CIA y Boina Verde retirado declaró que, durante la Segunda Guerra Mundial, los ingenios voladores alemanes podían aterrizar y despegar en vertical, y volar en ángulo recto.

Alcanzaban los 3.000 Km./h y estaban armados de cañones láser capaces de atravesar un blindaje de 10 cm. de espesor (probablemente el KSK, cañón de rayos fuertes). El profesor J. J. Hurtak, ufólogo y autor del libro Die Schlüssel des Enoch (Las Llaves de Enoch) dijo que los alemanes estaban en vías de construir lo que los Aliados designaban como “sistema de armas milagrosas”, Hurtak tuvo en sus manos los documentos que mencionaban:

1. la construcción de Peenemunde, ciudad para experimentos con ingenios espaciales teledirigidos;
2. la venida de los mejores técnicos y científicos de Alemania.

Esos documentos mencionaban también la existencia de lo que denominaban foofighters (bolas de fuego). En 1942 la CIA y los servicios secretos británicos estaban ya al corriente de la construcción y empleo de tales objetos voladores, pero no les dieron su verdadero valor. De hecho, los Aliados designaban como foo-fighters a todos los tipos de aparatos voladores luminosos alemanes. Dos inventos encajaban concretamente con lo que denominaban foo-fighter: las Tortugas Voladoras y las pompas de jabón. Ambas no tenían nada que ver entre sí, pero los Aliados las asociaban erróneamente. La Tortuga Voladora fue concebida por la secretaría de estudios SS-Y-IV en Wiener Neustadt.

Su forma recordaba un caparazón de tortuga. Era una sonda voladora no tripulada que debía perturbar el sistema de encendido eléctrico del material militar enemigo. Esta sonda estaba también equipada con sofisticadas armas, los tubos de Klystron, denominados "rayos de la muerte" por las SS. Pero al principio el sabotaje por corte de contacto no funcionó. Más tarde continuaron desarrollando esa técnica. Cualquiera que haya vio Ovnis podrá confirmar que el corte de contacto, es decir, el fallo de los sistemas eléctricos, es una de las características típicas de los Ovnis cuando aparecen. Wendell C. Stevens, piloto de la Fuerza Aérea Americana durante la Segunda Guerra Mundial, comentó que los foo fighters a veces eran gris-verdosos o rojo-anaranjados, que se aproximaban hasta a 5m de los aviones y permanecían en esa posición. No era posible desembarazarse de ellos, ni siquiera disparándoles, y a veces obligaban a las escuadrillas a dar media vuelta o a aterrizar.

En cuanto a las "Pompas de Jabón", designadas frecuentemente como foo-fighters, de hecho eran simples balones en el interior de los cuáles se encontraban finas espirales de metal para despistar a los radares de los aviones enemigos. Dejando aparte el efecto de intimidación psicológica, su eficacia probablemente fue mínima. A principios de 1943, se lanzó el proyecto de una astronave en forma de cigarro que había de ser construida en las talleres de Zeppelin; era el “Aparato Andrómeda” (de 139m de largo). Debía transportar varias cosmonaves en forma de plato para vuelos interestelares de larga duración.

Cerca de la Navidad de 1943 se celebró una importante reunión de la Sociedad Vril en Kolberg, estación balnearia del Mar del Norte, a la que asistieron los médium Maria y Sigrum. El principal asunto a tratar era la “Iniciativa Aldebarán”. Los médium habían recibido informaciones detalladas sobre los planetas habitados en la órbita del sol de Aldebarán, y se programó un viaje para ir hasta ellos. En 2 de enero de 1944 Hitler, Himmler, Künkel y Schumann (éstos dos de la Sociedad Vril) se reunieron para hablar del Proyecto Vril.

Con ayuda de una gran astronave, el Vril 7, querían dirigirse a Aldebarán a través de un canal dimensional. Según Ratthofer, la primera prueba de vuelo en un canal dimensional había tenido lugar en invierno de 1944. El aparato se había salvado del desastre por los pelos. Según las fotos del Vril 7, tomadas a su regreso, se diría “que había estado viajando durante un siglo”. El revestimiento exterior de las cabinas parecía muy usado, y estaba estropeado en muchos lugares.

El 14 de febrero de 1944, el piloto de ensayos Joachim Rochlike probó en Peenemunde el helicóptero supersónico construido por Schriever-Habermohl, bajo el nombre de Proyecto V 7, equipado con doce turbopropulsores BMW 028. Su velocidad de despegue vertical era de 48 Km./h, alcanzaba una altura de 24.200m y su velocidad en vuelo horizontal era de 2.200 Km./h. También podía ser propulsado con energía no convencional. Sin embargo, jamás pudo ser utilizado ya que Peenemunde fue bombardeada en 1944, y su traslado a Praga era totalmente inútil, puesto que esa ciudad había sido ocupada por americanos y rusos mucho antes de que se pudiesen utilizar los discos voladores.

Tan pronto como ocuparon Alemania a principios de 1945, británicos y americanos descubrieron en los archivos secretos de las SS, entre otras cosas, fotos del Haunebu II y del Vril 1 así como también del Andrómeda. En marzo de 1946, el presidente Truman hizo de manera que el comité de la flota de guerra estadounidense autorizase la recogida del material alemán para poder experimentar con aquella alta tecnología. En el marco de la operación Paperclip se enviaron a EEUU científicos alemanes para que trabajasen de incógnito. Formaban parte de ese grupo Victor Schauberger y Werner von Braun.

Resumamos brevemente las construcciones que debían producirse en serie:

El primer proyecto fue llevado a cabo bajo la dirección del profesor Dr. W. O. Schumann de la Facultad de Ciencias de Munich. Era en ese marco que habrían debido construirse, hasta principios de 1945, 17 discos espaciales voladores de 11,5 m de diámetro, que habrían realizado 84 ensayos de vuelo. Fueron los denominados "Cazas Vril 1" . Por lo menos un Vril 7 y un Vril 7 gran modelo, denominado Odin, habrían despegado de Brandenburgo hacia Aldebarán, en abril de 1945, tras haber hecho estallar toda la zona de pruebas, y transportando a parte de los científicos del proyecto Vril y de los miembros de la logia Vril.

El segundo proyecto había sido llevado a cabo por la secretaría de estudios IV de las SS, que hasta principios de 1945 había hecho construir tres tipos de artefactos espaciales de diferentes tamaños en forma de campana:

1. El Haunebu I, de 25m de diámetro (dos ejemplares), probado 50 veces (velocidad de vuelo unos 4.800 Km./h).

2. El Haunebu II, de 32m de diámetro (siete ejemplares), probados 100 veces (velocidad de vuelo casi 6.000 Km./h). De hecho se había previsto construir el Haunebu II en serie. Se había pasado oferta a las firmas de aviones Dornier y Junkers. A finales de marzo de 1945, Dornier rompió el contrato. La denominación oficial de estos pesados artefactos voladores habría sido DOSTRA (Dornier estratosférico).

3. El Haunebu III, de 71m de diámetro (un solo ejemplar construido), voló por lo menos 19 veces (velocidad de vuelo cerca de 7.000 Km./h).

4. El “Aparato Andrómeda”, astronave de 139m que podía albergar un Haunebu II, dos Vril 1 y dos Vril 2. Como proyecto quedó aparcado. Todavía existen documentos testificando que el Vril 7, versión gran modelo, fue terminado a finales de 1944 y que, después de las pruebas, realizó algunos vuelos que no sobrepasaron la órbita terrestre y que fueron mantenidos en secreto:

1. aterrizaje cerca del lago Mondsee en Salzkaammergut, con pruebas de inmersión para verificar la resistencia del fuselaje a la presión;

2. el Vril 7 probablemente aparcado de marzo a abril de 1945 en la “fortaleza de los Alpes” por razones de seguridad y estrategia. Desde allí voló a España, donde se habían refugiado importantes personalidades del Reich, para conducirlos a América del Sur y a "Neuschwabenland" (sigue explicación) y ponerlos a seguro en las bases secretas construidas por los alemanes fuera de Alemania durante la guerra;

3. Acto seguido el Vril 7 habría despegado en secreto hacia Japón, pero no sabemos más.
(CONTINUARÁ EN UNA SEGUNDA PARTE)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada