PORTADA ÍNDICE CONTACTO

Refundación del capitalismo. Similitudes entre el movimiento 15-M, el anarcocapitalismo y el Nuevo Orden Mundial

31 may 11. “Sólo una crisis, real o percibida como real, permite un auténtico cambio” (Milton Friedman)

"El modo más eficaz de introducir cambios en los Estados, es haciendo creer a sus habitantes que ellos son los artífices de dichos cambios."

NOTA INTRODUCTORIA: Uno de los principales teóricos del anarcocapitalismo es David Friedman, quien se inspiró en las ideas de su padre, el economista norteamericano Milton Friedman (cuyas tesis son reconocidas como el fundamento teórico del neoliberalismo actual), para desarrollar toda su teoría.

Las similitudes entre el movimiento 15-M y el anarcocapitalismo no sólo se reducen a la coincidencia en los colores de los emblemas de ambos, amarillo y negro, donde el amarillo representa al dinero y el negro al rechazo al Estado, sino que va mucho más allá.

Como ya hemos visto en anteriores reflexiones, el movimiento 15-M o movimiento de los indignados, no es un movimiento anticapitalista o antisistema, es decir, dentro de sus intenciones no están las de la superación o transformación del sistema capitalista, sino su reforma. Esta idea es fácilmente apreciable tras hacer una lectura reposada del manifiesto elaborado por la plataforma Democracia Real Ya, cabeza visible de la convocatoria del 15 de mayo; un manifiesto en el que por ninguna parte se pide la desaparición del capitalismo, sistema basado en la explotación del hombre por el hombre (puro esclavismo), sino únicamente la mejora de las condiciones de vida de los explotados (esclavos). Dicha idea también ha sido expresada en multitud de ocasiones por sus propios ideólogos, entre los que destaca el tecnócrata Enrique Dans, del colectivo No Les Votes, quien en su blog insiste constantemente en que este movimiento no es ni mucho menos un movimiento antisistema o anticapitalista.

Pero, por otro lado, tampoco se trata de un movimiento sin ideología, como muchas personas afirman (tanto desde la oposición como desde la defensa del mismo), pues al comparar las reivindicaciones de todas las plataformas impulsadoras del 15-M con las del movimiento anarcocapitalista (muy criticado por el anarquismo clásico), podemos observar que existe una similitud pasmosa entre los postulados ideológicos de ambos. Ambos creen que existe la posibilidad de mejora dentro del capitalismo y ambos también echan la culpa de los problemas sociales generados por el capitalismo, no a la naturaleza del propio sistema (la explotación del hombre por el hombre), sino a la gestión del mismo, realizada por los políticos y los diferentes estados-nación. Es decir, ambos creen que sin la intervención de los estados-nación en la regulación de la propiedad privada y del libre mercado, todo funcionaria mucho mejor.

Curiosamente, estas reivindicaciones son muy similares también a las de los apologistas del Nuevo Orden Mundial, cuyo objetivo es la desaparición total de los estados-nación, con el objetivo de que el libre mercado campe a sus anchas, sin la interferencia de los mismos; lo que equivaldría al control y a la gestión de absolutamente todos los recursos del planeta, por los dueños de los principales grupos financieros, quienes supeditarían todo a sus intereses personales, en lugar de a los del conjunto de la humanidad. Según el ideario del Nuevo Orden Mundial, para conseguir todo lo anterior, sería necesario, tras la desaparición de los estados-nación, la instauración de un gobierno mundial único, lo cual equivaldría a lo mismo que decir una dictadura global totalitaria.

Entre estos apologistas del Nuevo Orden Mundial se encuentran personajes como el catalán Eduard Punset, quien recientemente expresó su apoyo al movimiento 15-M en las movilizaciones de Oviedo.

En este vídeo, Punset expresa su apoyo al movimiento 15-M, iniciando su intervención con una "non petita" descalificación de las posturas críticas hacia el movimiento, en un claro intento de blindar la idílica versión sobre su formación espontánea, evitando así su cuestionamiento. Un extraño comportamiento inquisitorial en un científico.



Alguien debería recordarle a Punset la famosa frase de Voltaire "La ignorancia afirma o niega rotundamente; la Ciencia duda."

En su blog, al principio de uno de sus últimos artículos, Punset afirma: “En un mundo globalizado, lo lógico sería que hubiera un gobierno mundial.” Según Punset, la principal ventaja de este gobierno mundial sería “un ahorro cuantioso de despachos oficiales. ¿Alguien se ha entretenido en cuantificar el ahorro que representaría disponer de un Parlamento mundial, en lugar de representaciones estructuradas en 192 estados miembros de las Naciones Unidas? (es decir la desaparición definitiva de los estados-nación).” Esta reivindicación, la del ahorro del gasto generado por los aparatos de los estados-nación, ha sido también una de las principales demandas de los manifestantes del 15-M (recuerda también los muchos e-mails que has recibido en tu cuenta de correo electrónico hablándote sobre este mismo tema y que nadie podría explicar desde dónde, y quién empezó a mandar, pero que todo apunta al mismo origen que él del movimiento 15-M). Pincha aquí para acceder al artículo de Punset, en el que expone las ventajas de un gobierno mundial único.

Recordemos que Punset, además de tener un programa en La 2 de Televisión Española, en el que semanalmente nos sugiere cómo ser felices bajo el capitalismo (es decir, cómo disfrutar nuestra condición de esclavos), trabajó durante varios años como economista del Fondo Monetario Internacional (principal responsable de las injusticias económicas que asolan al planeta y herramienta para la construcción de este Nuevo Orden Mundial) y actualmente es jurado de los Premios Príncipe de Asturias, auspiciados por la Familia Real Española, uno de cuyos miembros, la reina Sofía, acude anualmente a todas las reuniones del club Bilderberg. Este club, fundado entre otros por la familia Rockefeller, es uno de los principales impulsores de la idea del Nuevo Orden Mundial.

La idea de la desaparición de los estados-nación, en un primer momento, parece muy atractiva, el problema es que dicha desaparición fuera remplazada por el nacimiento de un supra-estado global, que despojaría de toda soberanía a los diferentes pueblos del mundo, produciendo con ello una mayor concentración del poder en un menor número de manos. Algo que superaría, con creces, la pesadilla totalitaria expresada por Orwell, en su novela 1984.

La idea de la necesidad de un Nuevo Orden Mundial, no es ni mucho menos nueva, se trata de plan trazado por la oligarquía financiera mundial, desde hace por lo menos un par de siglos, pero que fue anunciada públicamente por primera vez, por George Bush padre, el 11 de septiembre del año 1991, durante una comparecencia, como presidente, en el congreso de los Estados Unidos.

En el siguiente vídeo George Bush padre habla, desde la Casa Blanca y en una comparecencia en el congreso, de la necesidad de un Nuevo Orden Mundial (New World Order en inglés).



En el siguiente artículo publicado en la prestigiosa Red Voltaire podrás leer un magnífico resumen de la historia y surgimiento de esta pesadilla totalitaria, conocida como Nuevo Orden Mundial.

http://www.voltairenet.org/article166611.html

Todo apunta, por lo tanto, a que el movimiento 15-M o movimiento de los indignados es un paso más hacia un Nuevo Orden Mundial y un gobierno mundial totalitario (tantas veces soñados por la élite financiera mundial), y cuyo objetivo es el de poner los primeros cimientos ideológicos del mismo, para justificar las próximas reformas y cambios estructurales en las sociedades imperial-capitalistas.

FUENTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada