PORTADA ÍNDICE CONTACTO

Indignados: cayendo en la trampa

16 oct 1. Todas las revoluciones del Norte de Africa, todas estas manifestaciones "espontáneas" de indignados en un millar de ciudades alrededor del mundo, que germinaron desde el movimiento Democracia Real Ya en España, son los golpes de timón que desde su puesto de mando ejecutan los mismos que desencadenaron esta crisis del capitalismo, y que nos gobiernan hace milenios, tal como hemos venido manteniendo en ArucasBlog.

Desde SU control de SUS ONGs y organizaciones religiosas, ecologistas y sindicales convocan y atizan el fuego a través de SUS medios de comunicación para encauzar la indignación de este SU viejo Orden hacia SU anunciado Nuevo Orden Mundial. Es muy fácil cuando SUS tentáculos agarran las cabezas visibles de la sociedad. Da igual que sea comunismo, socialismo, republicanismo... mientras ellos controlen lo alto de la pirámide (el dinero) porque han sido ellos quienes han inventado todos los "ismos" .

Que las consignas que se lanzan en las calles son válidas en su mayoría, por supuesto. Que la gente que salta a la calle es auténtica y digna, no cabe duda. Pero están pidiendo o exigiendo a los amos, no están actuando con acciones que duelan, que hagan daño al poder, ya que piden o exigen mover ficha al dueño del tablero y la solución pasa por romper el tablero, romper la baraja, acabar con el juego.

La solución no está en pedir o exigir como sumisos plebeyos, está en darles la espalda, en dejar de lidiar y empezar a morder. Ellos nos quieren indignados porque de esa manera parecerá que es el esclavo quien se libera; ya no valen dictaduras militares o regímenes comunistas, ahora todo es más sutil; y no hay mejor esclavo que aquel que desconoce tal condición; porque desconociendo nuestra condición y creyéndonos héroes ejecutores y partícipes de un cambio es la mejor manera de mantenernos controlado en SU Nuevo Orden Mundial, porque te creerás libre.

La solución no está en las calles, está en nuestro interior, en nuestra consciencia, en nuestra vida diaria. La solución se llama desobediencia civil, dejar de pagar los tributos que nos imponen hasta por respirar; se llama dejar de ser consumistas compulsivos. La solución pasa por dejar de interactuar con SUS bancos, romper tarjetas, cancelar cuentas, tirar la TV al vertedero, no ver sus mensajes publicitarios, comprar productos locales o plantarlos si podemos, hacer cooperativas, no pisar una gran superficie comercial; en definitiva, en darle la espalda a sus inventos y comenzar a caminar por otro sendero, contrario al suyo, uno a uno estaremos todos juntos. Todo lo demás será más de lo mismo, como ha ocurrido a lo largo de la historia. ¿O crees aún que las revoluciones y logros sociales han sido obra nuestra?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada