PORTADA ÍNDICE CONTACTO

Ex jefe de la OTAN denuncia la desaparición de miles de niños robados por el gobierno inglés

28 jun 13. Los rituales de sangre son una exigencia ancestral de los seres o entes que gobiernan este mundo a través de las élites y sus sociedades secretas. A ellos obedecen rindiendo culto de sangre al igual que lo exigiera aquel falso dios, sanguinario y vengativo, del antiguo testamento. El poder mundial no es Obama, ni Merkel, ni la ONU, ni el FMI, ni Rockefeller o Rothschild, ni Vaticano sino el mismo falso dios bíblico al cual todos estos gobiernos y organizaciones internacionales rinden pleitesía a sabiendas, por obligación o de manera inconsciente a cambio de poder y de conocimientos que esconden al resto de la humanidad.

A menudo desaparecen como por arte de magia niños en el mundo. A veces ocurre que alguien habla, como Caty O'brien (1) que acusa a los Clinton, los Bush y otros tantos personajes de lo mismo que este ex jefe de la OTAN acusa al gobierno del Reino Unido:

Nigel Cooper, hasta hace poco consultor senior de seguridad de la OTAN, ha tenido a su hija robada por el Reino Unido, a pesar de una orden de la Haya de que debe ser devuelta. Cooper tiene prohibida la entrada al Reino Unido desde hace diez años y ha tenido que abandonar su casa en Bélgica después de recibir amenazas de muerte.



Declaraciones de Nigel Cooper

(1) La historia de Caty O'brien

Relacionado:
Pedofilia y satanismo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada