PORTADA ÍNDICE CONTACTO

La manipulación de la opinión pública - Edward Bernays

25 jul 13. La mayoría de los asuntos del saber popular son implantados científicamente en la conciencia pública mediante mil avisos publicitarios por día. Para ahorrar tiempo, me gustaría proporcionar un poco de antecedentes históricos sobre el manejo de la información en este país. Una vez que se ilustren los principios básicos de cómo surgió históricamente nuestro sistema actual de control mediático, el lector podrá ser más capaz de cuestionar cualquier noticia del día.



Si todo el mundo cree algo, probablemente sea falso. Llamamos a esto Saber Popular.

En “Confíe en nosotros, somos expertos” (2001), los autores Stauber y Rampton organizaron y ordenaron evidencia convincente describiendo la ciencia de la creación de la opinión pública en los Estados Unidos. Hallaron el origen de la influencia pública moderna a principios del siglo pasado, destacando el trabajo de personas como Edward L. Bernays, el Padre de la manipulación mediática.


De su propia increíble crónica “Propaganda” (1928), descubrimos cómo Edward L. Bernays tomó las ideas de su famoso tío Sigmund Freud, y las aplicó a la naciente ciencia de la persuasión de masas. La única diferencia fue que en lugar de usar estos principios para descubrir temas ocultos en el inconsciente humano, como lo hace la psicología freudiana, Bernays usó estas mismas ideas para disfrazar agendas y para crear ilusiones que engañan y distorsionan las cosas, con fines de marketing.


El padre de la manipulación


Bernays dominó la industria de las relaciones públicas hasta la década del '40, y fue una fuerza importante durante los siguientes cuarenta años (Tye). Durante todo ese tiempo, aceptó cientos de tareas distintas para crear una percepción pública sobre cierta idea o producto.

Algunos ejemplos: como un neófito con el Comité de Información Pública, uno de los primeros encargos de Bernays fue ayudar a venderle la Primera Guerra Mundial al público norteamericano, con la idea de “hacer que el mundo sea seguro para la democracia” (Ewen). Hemos visto esa frase en cada guerra y participación bélica de los EEUU desde entonces.

Algunos años más tarde, Bernays preparó un truco publicitario para popularizar la noción de que las mujeres fumaran cigarrillos. Al organizar el desfile de Pascuas de 1929 en New York, Bernays se mostró como alguien con quien contar. Organizó la Brigada de las Antorchas de la Libertad, en la que las sufragantes marcharon en el desfile fumando cigarrillos como un símbolo de la liberación femenina. Después de ese evento, las mujeres se han sentido seguras destruyendo sus propios pulmones en público, de la misma forma que siempre lo han hecho los hombres.

Bernays popularizó la idea del tocino en el desayuno. No era alguien que rechazara un desafío. Estableció la relación entre la industria tabacalera y la Asociación Médica Norteamericana, relación que duró casi 50 años. Le demostraron a todos que los cigarrillos eran beneficiosos para la salud. Simplemente mire los avisos de números viejos de Life, Look, o Time de los ´40 y ´50, en los que los médicos recomiendan tal o cual marca de cigarrillos para tener una digestión sana o lo que sea.


Durante las siguientes décadas, Bernays y sus colegas desarrollaron los principios a través de los cuales se podía influír y convencer a las personas mediante mensajes que se repiten una y otra vez, cientos de veces por semana. Cuando el poder económico de los medios se volvió evidente, otros países del mundo se apresuraron a seguir nuestro ejemplo.

Pero Bernays siguió siendo el modelo a seguir. Josef Goebbels, ministro de propaganda de Hitler, estudió de cerca los principios de Edward Bernays cuando estaba desarrollando la popular lógica que utilizaría para convencer a los alemanes de que para purificar su raza tenían que matar a 6 millones de los impuros. (Stauber)

Humo y espejos


El trabajo de Bernays era reformular un asunto; crear una imagen deseada que haría que un producto o concepto pareciera favorable. Nunca se vio a sí mismo como un maestro del engaño, sino más bien como un benéfico servidor de la humanidad, quien brindaba un servicio valioso. Bernays descrbía al público como “un rebaño que necesitaba ser guiado”. Y esta mentalidad de rebaño hace que la gente sea “suceptible al liderazgo”. Bernays nunca se desvió de su axioma fundamental: “controlar a las masas sin que lo sepan”. Las mejores RRPP suceden cuando las personas no saben que están siendo manipuladas.

Así describe Stauber la lógica de Bernays:

“la ciencia de la manipulación de la opinión pública era necesaria para superar el caos y el conflicto en una sociedad democrática.” (“Confíe en nosotros, somos expertos”, pág. 42)

Estos primeros manipuladores de masas se presentaban como realizando un servicio moral para la humanidad en general. La democracia era demasiado buena para la gente; necesitaban que les dijeran que pensar, porque eran incapaces de pensar racionalmente por sí solos.

Aquí va un párrafo del libro de Bernays, “Propaganda”:

“Aquellos que manipulan el mecanismo oculto de la sociedad constituyen un gobierno invisible que es el verdadero poder que gobierna nuestra país. Somos gobernados, nuestras mentes moldeadas, nuestros gustos formados, nuestras ideas sugeridas mayormente por hombres de los que nunca hemos oído hablar. Esto es un resultado lógico de la manera en que está organizada nuestra sociedad democrática. Grandes números de seres humanos deben cooperar de esta forma si quieren vivir juntos como una sociedad que funcione con fluídez. En casi cualquier acto de nuestras vidas, sea en la esfera de la política o de los negocios o en nuestra conducta social o en nuestro pensamiento ético, estamos dominados por un número relativamente pequeño de personas que entienden los procesos mentales y los patrones sociales de las masas. Son ellos quienes manejan los hilos que controlan la opinión pública".

Aquí viene el dinero

Procter & Gamble vende su jabón Ivory a millones después de que a Bernays se le ocurrió la idea de patrocinar concursos de esculturas de jabón para niños en edad escolar.

Una vez vislumbradas las posibilidades de aplicar psicología freudiana en los medios masivos, Bernays se encontró pronto con más clientes corporativos de los que podía atender. Las corporaciones globales estaban muy interesadas en agradar a los nuevos Hacedores de Imagen. Había docenas de bienes y servicios e ideas para vender a un público susceptible. A lo largo de los años, estos jugadores han tenido el dinero para hacer realidad sus imágenes.

Algunos ejemplos:

Philip Morris
Pfizer
Union Carbide
Allstate
Monsanto
Eli Lilly
La industria del tabaco
Ciba Geigy
La industria del plomo
Coors
DuPont
Shell Oil
Chlorox
Standard Oil
Procter & Gamble
Boeing
Dow Chemical
General Motors
Goodyear
General Mills


Los jugadores

Han surgido docenas de firmas de relaciones públicas para responder a la demanda de manipulación mediática de masas. Entre ellas:

Burson-Marsteller
Edelman
Hill & Knowlton
Kamer-Singer
Ketchum
Mongovin, Biscoe, and Duchin
BSMG
Ruder-Finn

Aunque son famosas dentro de la industria de las RRPP, son estos nombres que no conocemos, y por buenos motivos. Las mejores RRPP son aquellas de las que nadie se da cuenta. Durante décadas han creado las opiniones con las que fuimos criados la mayoría de nosotros, sobre casi cualquier tema que tiene el más remoto valor comercial, incluyendo:

medicamentos farmacéuticos
vacunas
la medicina como profesión
la medicina alternativa
el flúor en el agua potable
el cloro
los productos de limpieza para el hogar
el tabaco
la dioxina
el calentamiento global
la gasolina con plomo
la investigación y el tratamiento del cáncer
la contaminación de los oceános
los bosques y la madera
imágenes de famosos, incluído el control del daño
manejo de las crisis y desastres
alimentos genéticamente modificados
aspartame (producto parecido al nutrasweet)
aditivos en los alimentos
amalgamas dentales

Lección nro. 1

Bernays aprendió pronto que la manera más efectiva de crear credibilidad para un producto o imagen era mediante el apoyo de un “tercero independiente”. Por ejemplo, si General Motors dijera que el calentamiento global es un fraude creado por unos activistas ecologistas liberales, la gente sospecharía de los motivos de GM, porque la fortuna de esta empresa está basada en vender automóviles. Sin embargo, si un instituto de investigación independiente con un nombre muy creíble como ser la Coalición del Clima Global emitiera un informe científico que dice que el calentamiento global es realmente una ficción, la gente empezaría a confundirse y a tener dudas sobre el tema original.

Así que eso es exactamente lo que hizo Bernays. Con una política inspirada genialmente, creó “más institutos y fundaciones que Rockefeller y Carnegie juntos” (Stauber, pág. 45). Financiados silenciosamente por las industrias cuyos productos estaban siendo evaluados, estas agencias “independientes” de investigación elaborarían estudios “científicos” y material de prensa para crear cualquier imagen que los jefes quisieran. Tales grupos tienen nombres muy resonantes, como ser:

Fundación de Investigación sobre la Temperatura
Consejo Internacional de Información Alimentaria
Alerta al Consumidor
Coalición para el Avance de la Ciencia Confiable
Fundación para la Higiene del Aire
Federación de Salud Industrial
Instituto Manhattan
Centro de Calidad de Frutas y Verduras
Consejo de Investigación del Instituto del Tabaco
Instituto Cato
Consejo Norteamericano de Ciencia y Salud
Coalición Global Climática
Alianza para Alimentos Mejores
Suenan bastante legítimos, ¿no?
Comunicados de prensa enlatados

Como Stauber explica, estas organizaciones y cientos de otras similares son grupos cuya única misión es promover la imagen de las corporaciones globales que los financian, como los mencionados más arriba. Esto se logra en parte con una interminable cantidad de “comunicados de prensa”, anunciando investigaciones “innovadoras”, en cada estación de radio y diario del país (Robbins). Muchos de estos informes enlatados se leen como noticias, y de hecho son moldeados para que parezcan noticias. Esto le ahorra a los periodistas el tener que investigar los temas, especialmente cuando se trata en temas sobre los que saben muy poco. Secciones enteras del comunicado o en el caso de noticias de televisión, del clip, pueden ser tomadas intactas, sin edición, se les agrega el nombre del periodista o del diario o de la estación de TV y ¡voilá! Noticias instantáneas - copiar y pegar. Escritas por firmas de RRPP corporativas. ¿Sucede esto realmente? Sucede cada día, desde que en la década del ´20 Ivy Lee creó el concepto del comunicado de prensa (Stauber, página 22). A veces hasta la mitad de las noticias que aparecen en un número del Wall St. Journal están basadas solamente en tales comunicados de prensa de RRPP (22). Este tipo de historias están mezcladas con historias investigadas legítimamente. A menos que haya hecho la investigación usted mismo, no hay forma de saber cuál es cuál. Así que cuando vemos que se cita una nueva “investigación”, deberíamos siempre sospechar primero que la fuente es otro grupo financiado por una industria. Un signo común son las palabras “avance importante”.


Características de la buena propaganda


A medida que evolucionó la ciencia del control de masas, las firmas de RRPP desarrollaron más lineamientos para ser copiados efectivamente. Estas son algunas de las joyas:

Deshumanice al participante atacado etiquetándolo e insultándolo
Utilice generalidades brillosas usando palabras emocionalmente positivas.

Cuando oculte algo, no se exprese de manera simple; ándese con rodeos para ganar tiempo; distraiga.

Obtenga apoyo de famosos, iglesias, deportistas, personas de la calle - cualquiera que no sea experto en el tema del que se está hablando
El engaño de la “gente común”: nosotros los multimillonarios somos iguales que usted.

Cuando minimice la infamia, no diga nada memorable.

Cuando minimice la infamia, señale los beneficios de lo que acaba de suceder.

Cuando minimice la infamia, evite temas morales.

Guarde esta lista. Empiece a buscar estas técnicas. No es difícil - mire el diario de hoy o el noticiero de la noche. Obsérvelos - ¡estos tipos saben lo que hacen!

Extracto artículo http://www.axel.org.ar/articulos/puertas.htm


El siglo del individualismo: La mano que mece la cuna del Sistema


El director Adam Curtis, con ”The Century of the Self” analiza la influencia de Edward Bernays, el sobrino de Freud que inventó el trabajo de Relaciones Públicas (antes llamado Propaganda) y que utilizó los conocimientos psicoanalíticos de su tío sobre el inconsciente para crear para las corporaciones y la CIA métodos de control y dominio sobre las masas. Bernays le enseñó al sistema que ligando los productos industriales a los deseos inconscientes de los individuos, se podía lograr que estos hicieran cosas que inicialmente no querían o no necesitaban.


En este vídeo están integrados los 4 capítulos que componen el documental:

- Máquinas de la felicidad
– La ingeniería del consentimiento
– Hay un policía dentro de nuestras mentes: debe ser destruido
– Ocho personas bebiendo vino en Kettering

Para tomárselo con calma y disfrutarlo por partes. Altamente recomendable para entender las formas sutiles de manipulación masiva.


Fuente  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada