PORTADA ÍNDICE CONTACTO

Templarios, Illuminatis y Jesuítas: cronología

Loyola con el símbolo
masónico de la mano
en el pecho
10 ago 13. Si a los Templarios se les atribuyen conocimientos ancestrales sólo al alcance de una élite milenaria con raices babilónicas. Si los Templarios fueron creados por una élite monárquica (esta) para proteger supuestamente a la Iglesia Católica. Si fue la propia Iglesia que los echó por sospechar de ellos y por temer el poder interno adquirido y fue un templario llamado Ignacio de Loyola quien fundó la Compañía de Jesús, comúnmente denominados Jesuitas, cabe suponer que los Jesuitas son la continuación de la Orden del Temple.

Si los Jesuitas, o Templarios, fueron una vez más expulsados de la Iglesia Católica en el año 1773  por temor al poder adquirido por estos dentro del catolicismo y el fundador de los Illuminati de Baviera fue el jesuita Adam Weishaupt el 1 de mayo de 1776, tres años después de la expulsión jesuita de la Iglesia Católica ¿cabe o no pensar que los Illuminati son una creación jesuita?

Si los jesuitas controlan El Vaticano, incluso con el primer papa jesuita, controlan a su creación Illuminati que se infiltró en la masonería. Si una familia Illuminati-masónica como la Rothschild financió la creación del movimiento sionista y la creación del estado de Israel, cabe entonces sospechar que detrás del sionismo, masonería, illuminismo... está nada más y nada menos que la sutil mano de la Compañía de Jesús.

Si los Templarios fueron un ejército creado por ciertas familias reales cuyas raíces se remontan a sacerdocios en Babilonia, y estas familias reales protegían sus intereses y secretos ancestrales a través de papados provenientes de esas mismas familias, léase Medicis, al ser detectado su poder se transformaron en otro ejército con juramento militar denominado Compañía de Jesús, que siendo de nuevo detectados pasaron a la clandestinidad como Iluminados de Baviera, provocando desde entonces acontecimientos tan trascendentes como la Revolución Francesa y la Revolución Soviética, así como todos los acontecimientos históricos de los tres últimos siglos.


"Los inquisidores prohibirían a Ignacio de Loyola que no vistiese el traje que les servía de distintivo y no predicase ni tuviese reunión privada alguna durante tres años. Bataillon también cree que Ignacio era iluminista y Longhurst aporta algunas personas que fueron acusadas de Iluministas como Beatriz Ramírez que fue miembro del grupo de Alcalá en noviembre de 1526. Esta Beatriz declarará que también se reunían con Ignacio de Loyola, Luisa Arenas, con su hermana y la criada y Luisa Velázquez, con su madre; Ana Díaz con su esposo Alonso de la Cruz que en 1527 fue identificado como iluminista en Toledo, quien se había carteado con Isabel de la Cruz y Alcaraz. Longhurst seguirá aportando datos sobre la relación de Loyola con los alumbrados." Fuente 


"Al parecer, para Weishautp, la Constitución de la Compañía de Jesús fue el modelo de los Illuminati. También exigió la obediencia ciega de sus subordinados a favor de los superiores desconocidos, de modo que un solo hombre sea el foco de la Orden. Los miembros debían tener influencia en el público, de cara a ganar los oficios, y no solo debían reportar su informe de progreso propio, sino también supervisar a sus miembros e informar de ello." Fuente 

Adolf Knigge con el símbolo
masónico de la mano
en el pecho

El mismo Adolf Knigge, compañero Illuminati de Adam Weishaupt, dijo que este era un jesuita infiltrado:

"Pero en 1783 se produjo un disenso entre Knigge y Weishaupt, que dio lugar a la retirada definitiva del primero el 1 de julio de 1784. Knigge no pudo soportar más al dominante pedante de Weishaupt, que frecuentemente asumía formas ofensivas. Acusó a Weishaupt de "Jesuitismo", y sospechó que el era "un jesuita disfrazado" (Nachtr., I, 129)."




Los documentos, incuestionablemente genuinos, que se originaron dentro de la orden y fueron publicados por el gobierno bávaro: Einige Originalschr. des Ill. Ordens (confiscado de Zwack) (Munich, 1787); Nachtrag (aportado por el Baron Bassus) (en 2 partes, 1787); tambien los documentos hechos públicos a traves de otras agencias y reconocidos como genuinos por Knigge y Weishaupt: Der echte Illuminat (Edessa, 1788); Illuminatus dirigens oder schottischer Ritter (1794); SPARTACUS AND PHILO (KNIGGE), Die neuesten Arbeiten (1794); PHILO, Endliche Erklärung (1788).


El alto miembro de los Illuminati, Baron Adolphe Von Knigge, quien en su obra 'Nachtrag von Weitern Originalschriften', Vol. I, pp 129, llama 'Jesuita' a Adam Weishaupt.

"Spartacus (nombre de guerra de Weishaupt) es aún un latente jesuita, [y] soy yo el que es expulsado [!] Dios, qué hombre! ¿De dónde es que su pasión desenfrenada proviene? ¿Acaso alguna vez creí a éste hombre capaz de tan bajo y desagradecido comportamiento? Y fue bajo su bandera que yo iba a trabajar para la humanidad! Es decir, bajo el yugo de tal [hombre de] cabeza de cerdo! ¡Nunca más!"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada