PORTADA ÍNDICE CONTACTO

¿Nueva York planeó el Tsunami Asiático? Por Joe Vialls


5 dic 13. Con Afganistán e Iraq perdidos ya, los banqueros de Wall Street buscaban desesperadamente otras maneras de controlar nuestro mundo, cuando repentina y convenientemente, la fosa de Sumatra estalla. ¿Dulce o travesura?

“Otros están enganchando incluso a un tipo de ecoterrorismo, mediante el cual pueden modificar el clima, generar terremotos y activar volcanes en forma remota, con el uso de ondas electromagnéticas”. Secretario de Defensa de EE. UU. William S. Cohen, abril de 1997. ¡Gran Sorpresa! Cohen probablemente ya sabía lo que un arma nuclear genera cuando se refiere oblicuamente a “ondas electromagnéticas”.


A pesar de tener un número enorme de víctimas del tsunami en su propio estado del Tamil Nadu, la India convirtió totalmente el barco de auxilio INS Nirupak en un hospital flotante (50-camas) en menos de 72 horas, luego lo envió desarmado para ayudar a la gente desesperada de Aceh en Indonesia. Haciendo comparaciones, Estados Unidos envió naves de combate e infantes de marina armados. La marina de guerra de los EE. UU. tiene dos (1.000 camas) buques hospital, el “Comfort” y el “Mercy”, pero ni uno ni el otro fueron enviados. Aunque el USNS Comfort fue desplegado a Nueva York cuando 3.000 americanos murieron en septiembre de 2001, esta forma de actuar es un fuerte guiño a que 150.000 muertos (sobre todo musulmanes) en Asia Sur-Oriental, y medio millón de heridos, no son de ninguna importancia para los poderosos corredores en Nueva York.

El gobierno indio sabía muy bien que no era un terremoto “normal”. El 27 de diciembre la India rechazó el unirse al exclusivo club “de los Cuatro” planeado por George Bush, que habría sacado con eficacia la energía atómica asiática de su nueva coalición con Rusia, China y Brasil. El 28 de diciembre el gobierno indio advirtió cortésmente a militares estadounidenses que permanecieran tranquilos en el territorio soberano indio, y el 29 de diciembre India Daily Editorial cuestionó la naturaleza del acontecimiento: “¿Fue esta la revelación de un país para demostrar a la región que estragos puede causar?” … “dado el nivel de la devastación y dado el hecho que la India es el poderoso de Asia del Sur, [ ] la Armada india tiene la obligación de investigar y decir al mundo lo que encontraron”.


En teoría, una cabeza termonuclear americana W-53 de 9 megatones, mostrada a la izquierda, se podría encajonar fácilmente en algo parecido a un compartimiento de buceo pequeño para protegerlo contra las 10.000 libras de presión por pulgada en el fondo de la fosa de Sumatra. El paquete armado en conjunto pesaría menos de cinco toneladas, permitiendo que sea deslizado sobre la popa de cualquier plataforma petrolera, de las cuales hay más de 300 en Asia solamente. ¿Quién lo notaría?

A pesar de una tendencia humana natural a estar shockeado en silencio por el gran número de muertes y daños en Asia el 26 de diciembre de 2004, y a pesar también de ser levemente temeroso de perder la credibilidad personal debido a la magnitud del crimen evidente, hay muchas irregularidades demostrables en la historia estadounidense oficial del tsunami que ahora simplemente tienen que ser registradas, o se perderán por siempre en las arenas del tiempo.

Más allá de cualquier duda que una ola gigantesca (tsunami) se abrió camino a través del sur y sudeste de Asia, y todavía tenía bastantes piernas para continuar camino a través del Océano Índico hacia África, en donde mató e hirió a algunos cientos más; hay tan solo una pregunta que debemos hacer, ¿fue éste tsunami una catástrofe natural o artificial? Un catástrofe natural hubiera sido suficientemente horrorizante, pero si el tsunami fue artificial, estaríamos indiscutiblemente ante el crimen de guerra más grande de la historia mundial.

Para que las irregularidades cobren sentido, debemos comenzar desde el principio, y después seguiremos el curso de los acontecimientos como se presentan, especialmente acontecimientos en las proximidades del epicentro verdadero del tsunami, porque el último está localizado en una posición absolutamente diferente de la mencionada por el New York Times y CNN.

A la hora local australiana del mediodía registré fielmente la magnitud y la posición trazadas por la oficina geofísica de Jakarta en Indonesia. Un terremoto que medía 6.4 en la escala de Richter había golpeado el norte de la isla indonesia de Sumatra. La oficina geofísica de Jakarta observó meticulosamente que el epicentro del acontecimiento fue situado 155 millas hacia el sur-sudoeste de la provincia de Aceh.

Esta localización está a aproximadamente 250 millas al sur de la posición seleccionada más adelante por el NOAA estadounidense, que situó el epicentro al noroeste de Aceh, y proclamó inicialmente una lectura de Richter de 8.0. Ergo, eso no era suficiente para cubrir el daño causado por este acontecimiento extraordinario, así que NOAA aumentó progresivamente la lectura a 8.5, luego a 8.9, y finalmente a 9.0 –por lo menos para el presente.
Así pues, las primeras irregularidades probadas nos fueron vendidas por los funcionarios estadounidenses en el NOAA, que inventaron repentinamente una onda sísmica máxima “flexible” nueva para el acontecimiento, de mayor magnitud que la de Jakarta. Creame cuando le digo que no existe nada parecido a esa onda sísmica “flexible” proclamada por NOAA. El primer pico sísmico registrado es el único verdadero, a menos que por supuesto usted más adelante dibuje manualmente algunos picos propios más para que encaje con la agenda ideada. Naturalmente hay también solo un epicentro, que fue registrado fielmente por docenas de sismógrafos indonesios e indios.

Más allá de la disparidad enorme en los valores de Richter, los indonesios y los indios se vieron perturbados al hallar que el terremoto normal faltaba en sus registros sismógráficos. Todo esto significa que el número constante de aumento normal de las ondas transversales “S” que preceden siempre a un terremoto, faltaba, al igual que más adelante las réplicas sísmicas. Había advertencias de réplicas sísmicas del NOAA, pero ninguna eventualmente real.

Para simplificar el problema a los lectores no-técnicos, un terremoto es accionado siempre por una frecuencia electromágnetica resonante en un rango de 0.5 a 12 Hertz, pero no es un proceso inmediato, porque la frecuencia resonante debe ser exacta. Así como la resonancia verdadera se acerca, la línea de la falla comienza a temblar como un pedazo de cuerda bajo tensión, y envía advertencias a los sismógrafos en forma de ondas transversales sostenidas en aumento.

Si lo que se tiene es un racimo de las ondas de compresión de “P”, entonces ciertamente se está mirando casi una explosión subterránea o submarina. Éstas eran de hecho las únicas señales sísmicas copiosas que los indonesios y los indios registraron, y parecían curiosamente similares a las generadas hace muchos años por las grandes armas nucleares subterráneas en Nevada.


Volveremos más adelante a la tarea relativamente simple de llevar un arma termonuclear de multi-megatones al fondo de la fosa de Sumatra, y después detonarla con un efecto impresionante, pero ahora necesitamos volver a nuestra tarea inicial de seguir el rastro de acontecimientos e irregularidades inexplicables. Primero debemos viajar al sur, a una distante isla desierta de Australia, gobernada actualmente por un “sirviente” adulador de Wall Street conocido como el pequeño Johnny Howard. Al desagrado intenso de muchos de sus “temas australianos”, el pequeño Johnny nunca hace un movimiento fuera de Australia a menos que primero reciba instrucciones explícitas de uno de sus jefes en Nueva York. Recuerde esta realidad, porque es extremadamente importante en términos de lo que Australia hizo después.

En la mañana del 27 de diciembre, (por voluntad de Nueva York) los medios australianos decían muy claro que la nación peor golpeada de la región era Sri Lanka, una isla en la extremidad meridional de la India, que, como Australia, es una nación miembro de la British Commonwealth. Por consiguiente, Tim Costello, jefe de una de las caridades más grandes de Australia, hizo planes inmediatos para volar al área y determinar la necesidad de ayuda. Pero la misma mañana, el pequeño Johnny bailaba a una frecuencia diferente, y éste, basado en su subordinación, debe haber estado jugando con su línea telefónica segura a Wall Street.

En secreto, el pequeño Johnny despachó dos aviones de transporte RAAF Hércules embalados con las provisiones a Malasia “en espera”, y dos más dirigidos a Darwin, en el norte de Australia. Observe por favor que si el pequeño Johnny tenía algun interés humanitario, los cuatro Hércules habrían podido volar directamente a Sri Lanka, el socio de la Commonwealth, donde cualquier otro australiano hubiera sabido que la ayuda era necesaria. Pero no, no era así, y el pequeño Johnny esperó con paciencia las órdenes de Nueva York.

El período de espera fue corto y, después del reconocimiento de alto-vuelo, un jet confirmó que el cauce estaba abierto en Medan, Este de Sumatra, los cuatro Hércules australianos con las tropas, armas y otros aparejos, invadieron Sumatra, justo al sur de la devastada provincia de Aceh. En cambio, con el 90% de su población asesinada por el tsunami, Aceh pudo, quizás, pronto convertirse en la propia Bahía de Guantánamo Indonesia, con centenares de australianos y estadounidenses pesadamente armados arrastrándose.

Recuerde que, sin embargo, cuando estos cuatro Hércules aterrizaron en Medan, el público australiano ordinario todavía no tenía ni idea de que Sumatra fue golpeada gravemente. Solo el pequeño Johnny sabía, y por supuesto su confiable bola de cristal en Nueva York. Al diablo con Sri Lanka, sus jefes deseaban una base principal para los contratos enormes de reconstrucción en Asia, diseñada para sustituir el hurto del petróleo y la reconstrucción que fallaron en Irak, y mantener al pobre viejo Zion en sus tambaleantes piernas de Nueva York por algunas semanas o meses más. ¿Al fin de cuentas, qué diablos importó cuántos tenían que morir? Y, hey, por el otro lado tenían el crédito de matar a más de 100.000 musulmanes en Sumatra con una gran ola, era el reembolso parcial para sus propias derrotas resonantes en Afganistán e Irak.


Es innecesario mencionar que los australianos eran simplemente el puesto de avanzada, pronto se unirían curiosamente los militares de EE. UU. bien preparados y equipados, aunque es dudoso que cualquiera de los oficiales y de los hombres implicados, realmente comprendieran qué estaba pasando. Solamente un puñado pensó en preguntar por qué habían pasado todo un año entrenando para una “misión humanitaria”, cuando el objetivo principal del ejército y marina de Estados Unidos es normalmente matar gente en cantidad. Solo miren a Fallujah, gente, miren en Fallujah.
Como por arte de magia, el pentágono manejó dos batallones listos para zarpar al instante cuando las noticias desde Hong-Kong y Guam llegaran durante la caótica Navidad y período del Año Nuevo. La disciplina militar fue un largo infierno desde mis tiempos, cuando cada uno, incluyendo el gato de la nave, dormía en algun cuestionable albergue u otro. Sin embargo, no estos 10.000+ estadounidenses, que deben haber estado firmes y atentos al lado de sus hamacas día y noche, tirando furiosamente de sus cabellos siempre que un oficial del NCO estuviera a la vista.

La siguiente parte fue soberviamente orquestrada, porque ocurrió en el mar, muy lejos de los ojos suplicantes de los agentes espías imaginarios de la KGB en el muelle. Pero upss!, primero usted tiene que saber quién estaba implicado. Fuera de Hong-Kong el equipo acometido Uno, con el buque provisto nuclearmente USS Abraham Lincoln y sus escoltas, mientras que el aún más interesante equipo Dos acometió fuera de Guam, liderado por el USS Bonhomme Richard, un vehículo anfibio de asalto. Y eso no es todo, créame, porque el Bonhomme Richard es de hecho el líder de una verdadera armada conocida como “grupo expedicionario de ataque 5”.

El buque insignia, USS Bonhomme Richard, es acompañado por el U.S.S. Duluth, un vehículo anfibio de transporte; el USS Rushmore, una nave de desembarque; el crucero USS Bunker Hill; el destructor USS Milius; y la fragata USS Thach. Para tener cuidado en la parte subacuática de las cosas, el submarino nuclear USS Pasadena se une al asunto, mientras que la nave guardacosta Munro de alta-resistencia también les sigue los pasos, probablemente para lidiar con las aduanas e impuestos asiáticos.

Ahora entonces, aunque el “grupo de ataque 5” podría poseer bastantes armas nucleares para destruir la mitad del mundo conocido, algo que carece de razón visto desde una perspectiva terminantemente humanitaria, el jefe de ingenieros, Sargento Julio C. Dominguez por otro lado dice: “el Grupo de Ayuda del Servicio de la Marina se ha estado preparando para una misión humanitaria de este tipo por cerca de 12 meses, y está más preparado para la actual misión”. Bien, OK Jefe, pero ¿no se preguntó por qué le entrenaban para una misión humanitaria misteriosa un año antes que ésto sucediera, especialmente cuando su principal trabajo es disparar a los musulmanes y llenarlos de plomo?

La parte realmente inexplicable viene de como ambos grupos de batalla entraron en el Océano Índico. El USS Abraham Lincoln lucía tan inocente como un portaaviones con 70 aeronaves de ataque pueden lucir, llevando 2.000 infantes de marina en vez de su complemento normal de alrededor 500. Ésta es una cantidad enorme de potencia de fuego para poner en las desiertas calles abandonadas de Banda Aceh, cuando normalmente Wall Street espera que estos infantes de marina den sus vidas por el Zion en Iraq. Entonces, ¿cómo sabían que los infantes de marina adicionales serían necesarios antes que el equipo 1 deje Hong-Kong?, porque el exceso de 1.500 infantes de marina no estaba alrededor del muelle de Kowloon sólo para dar un paseo.

Después, mientras que los dos grupos de batalla (al parecer) se dirigieron en dos direcciones diferentes a través del abandonado Océano Índico, un acontecimiento aún más extraño sucedió. Cuando el Grupo Expedicionario de Ataque 5 (humanitario) iba a ayudar a la gente en Sri Lanka, los infantes de marina de combate a bordo del USS Bonhomme Richard fueron transferidos al transporte anfibio U.S.S. Duluth, que luego se separó del ESG-5 y se puso a la cabeza del equipo Uno. Sin que los indonesios estuvieran realmente enterados de esto, el (relativamente) inofensivo portaaviones armado USS Abraham Lincoln fue usado para proteger la llegada de por lo menos 3.500 infantes de marina pesadamente armados de los E.E. U.U. a la minúscula provincia de Aceh.

Esto más o menos nos da una idea sobre la actividad militar, aunque un camarógrafo australiano de la televisión filmó ayer por accidente a algunos de estos infantes de marina de los E.E. U.U. pesadamente armados (quienes intentaron ahuyentarlo), buscando una base militar indonesia devastada con cualquier indicio de armas. Ahora, llámeme pasado de moda, pero si estos individuos y sus jefes son rectos, ese particular trabajo se debió dejar al ejército indonesio.

Seré circunspecto en cuanto a cómo un gran arma termonuclear estadounidense pudo llegar al fondo de la fosa de Sumatra, aunque toda la evidencia sísmica y los preparativos para la misión resultante indican con fuerza que éste es el caso. Después de todo, estamos de nuevo con la cuestión histórica de “¿a quién beneficia?”, y en este caso particular, “¿quién está lo suficientemente loco para matar a más de 150.000 civiles sólo para hacerse con el poder?”. Basados en cómo se desempeñaron últimamente en Iraq y otros desafortunados países, parecería que en realidad los únicos candidatos son Wolfowitz y compañía, esforzándose como siempre por crear un “Único Gobierno Mundial”.

Ciertamente, ninguna otra potencia nuclear, incluyendo Rusia y China, podrían beneficiarse con una matanza tan indignante; así pues, como siempre al final, volvemos hacia Sherlock Holmes a través de la pluma de sir Artur Conan Doyle: “Cuando se ha eliminado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad”.

Para la Cabala Sionista, la obtención de una arma termonuclear en Estados Unidos no es ningún gran truco, especialmente cuando tenemos el precedente de 100 pequeñas cabezas nucleares atómicas aire-aire “desarmadas” pasadas de contrabando por la puerta trasera del Pentágono, para formar el corazón del arsenal nuclear actual del Estado judío. Una vez que un sistema de armas está fuera de fecha y servicio, el personal militar uniformado de los E.E. U.U. ya no puede rastrearlo.

Los que desean entender cómo una arma tan aparentemente pequeña podría golpear una fosa oceánica de 20.000 pies de profundidad, y después provocar un gran tsunami a través del Océano Índico, harían bien en mirar el diagrama del famoso “Dambusters” que ataca la presa alemana, la mayoría se explica por sí mismo.


El diseñador de la bomba de rebote de la Royal Air Force (hoy conocida como “Highball”) fue un científico llamado Barnes Wallace, quien ya había ganado una formidable reputación con su bombardero Wellington, de gran resistencia. Muchos de los Wellington volvieron a sus bases literalmente en andrajos, mientras que algunos de sus desafortunados primos, como el Stirling y el Halifax, encontraban su fin, demasiado a menudo, en las profundidades del Mar del Norte.

Wallace sabía que bombardear las presas verticalmente era una total pérdida de tiempo, y que la única posibilidad de éxito consistía en la difícil colocación de una mina contra la base de la pared de la presa. Como verá, el agua no puede ser comprimida, esto significa que si la mina fuera presionada contra la pared de la presa en el momento de la detonación, parte de su energía sería expendida automáticamente en la propia pared. Demasiado lejos en aguas poco profundas, y la mayoría de la energía de la explosión se perdería en la atmósfera, en una gran nube explosiva de agua por supuesto.

Aunque era obvio que la pared de la presa no se podría destruir con una sola bomba de un solo bombardero Lancaster, Wallace fijó sus esperanzas en el hecho científico de que la tensión acumulativa debería hacer el trabajo, y esto fue probado. Aunque oficialmente tres de las bombas, cada una conteniendo 6.500 libras de TNT, eran consideradas golpes directos, una de éstas viró levemente, significando que la gran presa de Mohne fuera destruida por un total de 13.000 libras de tri-nitro tolueno.

Esta es la incompresibilidad del agua que interesa en particular en la profunda fosa de Sumatra. En el fondo ya se tienen 10.000 libras de presión por pulgada cuadrada empujando contra su arma de elección, y sobre esa arma hay una columna de agua de 20.000 pies de alto, que es lo que causa la presión en primer lugar. No solo eso. La fosa se estrecha en el fondo, por lo que el arma está “cercada”, con la verdadera oportunidad de mover una placa tectónica si se utiliza el suficiente tonelaje.


En este caso particular no había la necesidad de mover una placa tectónica, y la ciencia sugiere que si esta explosión hubiera causado tal efecto, hubieran ocurrido varias réplicas sísmicas de gran alcance, como ha sucedido en algún otro terremoto importante del pasado. Pero, como se indicó previamente, y dejando a un lado las aparentemente deliberadas falsas advertencias del NOAA estadounidense, allí no hubo una sola réplica sísmica que se pueda ligar directa y científicamente al “acontecimiento” en la fosa de Sumatra a las 0758 hora local del 26 de diciembre de 2004. Temblores posteriores pudieron o no estar conectados con el arma.

Para forzar la subordinación en Asia, y asegurar la parte del “león” en los increíblemente lucrativos contratos de reconstrucción, todo lo que necesitaban era un gran tsunami apuntando hacia las naciones seleccionadas, lo que era fácil con las capacidades termodestrucitivas. No hay nada nuevo acerca del “reventón del mar”, como le llaman, y hace más de 30 años que existen planes en Estados Unidos y en Rusia para “limpiar” alguna que otra ciudad costera usando esta técnica. La onda expansiva de una explosión en las profundidades del mar es relativamente limpia, permitiendo que el agresor asuma el control de la tierra y los edificios que se salven, etc., con el mínimo de retraso.

Si todo ha sido planeado, entonces Indonesia, Sri Lanka y la India habrían estado empeñados con el FMI y el banco mundial por treinta o más años –tiempo suficiente para esperar que el precio del petróleo caíga otra vez después del fiasco mortal en Iraq. Al mismo tiempo, si el gobierno indio hubiera mordido la carnada, la fatal coalición Ruso-Chino-Indio-Brasileña hubiera muerto en el agua. No es un día de mal trabajo para una sola y discreta arma termonuclear sacada del proceso de desarme.

Están aquellos que pueden decir que omití a los grandes campos de gas de ExxonMobil en Aceh, pero ese no es el caso. Ciertamente son campos de sub-superficie muy productivos, y producirán indiscutiblemente un montón de gas otra vez, luego que se haya reparado el equipo de la superficie, pero por separado son totalmente incapaces de salvar al Nuevo Zion de su caída. Wall Street necesita contratos gigantes de reconstrucción, y muchos de ellos.

Si, recuerdo muy bien que poco antes de Navidad recibí una gran cantidad de e-mails de varias personas acerca de un “tipo alemán”, que al parecer dijo que Wolfowitz había conseguido una peligrosa arma que fastidiaría a Houston en los días 26 o 27 de diciembre. Nunca leí el e-mail entero, pero parece muy probable que en un principio haya sido circulado por Wolfowitz o alguno con su nombre, como distracción clásica de desinformación. Algo como: “Idiotas miren cuidadosamente el reloj de Houston el 26 de diciembre mientras que destruimos Asia a sus espaldas”.

El Tsunami le erró a los Jets de Combate y a la Planta de Energía Nuclear

India tiene su base aérea militar más importante en la isla de Car Nicobar, que vigila la línea fronteriza del espacio aéreo indio en la bahía de Bengala. Esta base fue actualizada para ser “la casa” de 25 jets rusos Sukhoi SU 30 del IAF, cada uno de los cuales es capaz de disparar misiles anti-buques y volar a una velocidad de mach 2.0+.

Los escuadrones de Sukhoi debían llegar a Car Nicobar el 14 de diciembre, pero tuvieron que retrasarse debido a trabajos de construcción, lo que es extremadamente irónico. A pesar de la gran ola que ruge sobre la isla y que rompe encima de los cauces, la India todavía tiene sus aviones SU 30 hiperdesarrollados y sumamente valiosos, ahora situados en el continente y armados en su totalidad, y con el impresionante campo de tiro de ambas flotas de batalla estadounidenses actualmente en el Océano Índico.

“Tendremos a los combatientes operando desde la base en el plazo de seis meses”, dijo el determinante Jefe Mariscal S. Krishnaswamy apreciando el daño causado a la base en Car Nicobar. “En menos de un año haremos que la base esté completamente operacional. El problema reside en transportar cada material de construcción en barcos y aeronaves otra vez a este lugar. El material incluye el concreto que tenemos que poner en el cauce”.
Habría podido también haber una catástrofe importante en Chennai, en Tamil Nadu, el Estado más meridional de la India y hogar de su reactor nuclear más rápido. Otro 0.2 en la escala de Richter, y el mundo (la India en particular) habría estado haciendo frente a un segundo Chernobyl –otro “efecto catastrófico” del acontecimiento de la fosa de Sumatra. Por fortuna, la gran ola sólo dañó los refrigeradores de agua entrante, que no juegan ningun papel en el proceso nuclear.

Pues fijo esta actualización sobre las tempranas horas del 6 de enero de 2005, Bloomberg acaba de confirmar muy amablemente la transferencia de poder del Grupo Expedicionario de Ataque 5 (deberes humanitarios solamente), al grupo de batalla de USS Abraham Lincoln de Aceh. Ahora no uno sino dos masivos desembarcos de asalto les esperan a la pobre Indonesia y a sus 110.000.000 ciudadanos musulmanes…

“El USS Bonhomme Richard y USS Duluth hoy llegaron a las aguas de Sumatra y dejaron caer más de 200.000 libras (90.000 kilogramos) a partir de dos almacenes para la distribución en las áreas inalcanzables por la carretera, así lo afirmó la embajada de Estados Unidos en Jakarta en una declaración enviada por e-mail. Las naves llevan 25 helicópteros cada una y más del doble del número de aviones de Estados Unidos para llevar la ayuda.”

La arrogancia de Condoleeza Rice frente al “Provechoso” Tsunami

En una reciente audiencia del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, en su cita de Bush al ponerla como Secretaria de Estado, Condoleeza Rice declaró que el tsunami constituyó “una oportunidad maravillosa de mostrar no sólo el corazón del gobierno de los E.E. U.U., sino también el de la gente americana”. “Y pienso que ha dejado grandes dividendos para nosotros”, agregó.

El gobierno francés ha demostrado su interés en dicha arrogancia, con un antiguo director del “Centre National de la recherche Scientifique” que ponía de espaldas cualquier noción que el tsunami era un “evento natural”. El autor, físico Dr. Jean Pierre Petit, proporciona algunas fotografías excelentes del “estadounidense de oficio” Diego Garcia, y predice un futuro escalofriante para América, si un “evento natural similar” sucede accidentalmente en las Islas Canarias.





Fuente: http://www.reformation.org/joevialls.html
Visto en: http://agitandomentes.wordpress.com/2012/06/16/nueva-york-planeo-el-tsunami-asiatico-por-joe-vialls/
Relacionado: http://www.voltairenet.org/Una-ola-de-preguntas
http://www.whale.to/b/vialls3.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada