PORTADA ÍNDICE CONTACTO

Los Illuminati y los Rothschild

2 ago 08. Por Donald Rumsfeld

Cuando hay un nivel de empleo elevado, las personas piden dinero prestado para comprar casas y tierras. En ese momento, los banqueros aumentan los tipos de interés y provocan una depresión que, obviamente, causa desempleo. Las personas que no pueden pagar sus hipotecas ven sus casas y tierras embargadas por el banco por una fracción de su verdadero valor. Esta es la esencia de la táctica de los illuminati.


Los Illuminati y los Rothschild
Johnny Silver Bear
Traducción por Donald Rumsfeld

Paz Digital, 16-01-2008.- Los primeros que se autodenominaron "illuminati" fueron los miembros de una secta alemana que existió en el siglo XV. Practicaban el ocultismo y pretendían poseer la "luz" que Lucifer había conservado cuando se convirtió en Satanás.

En un intento para documentar los orígenes de una organización secreta que se ha convertido en una pesadilla mastodóntica que constituye y controla con éxito gobiernos en la sombra que están por encima de varios gobiernos nacionales y en cuyas manos recae ahora el destino del mundo, uno debe reconstruir cuidadosamente su historia. Hasta donde esta organización ha sido capaz de llegar para crear una maquinaria política y de influencia en la opinión pública para perpetuarse, es, francamente, algo que te deja pasmado. Sin embargo, los hechos proporcionan la innegable prueba de su existencia.

En 1743 un orfebre llamado Amschel Moisés Bauer abrió una tienda de monedas en Frankfurt, Alemania. Colgó encima de su puerta un cartel que representaba un águila romana en un escudo rojo. La tienda llegó a ser conocida como la tienda del escudo rojo. La palabra alemana para "escudo rojo" es rothschild [red shield en inglés].

Amschel Bauer tuvo un hijo, Meyer Amschel Bauer. A una edad muy temprana Mayer mostró que tenía una inmensa capacidad intelectual y su padre pasó gran parte de su tiempo enseñándole todo lo que pudo acerca de los negocios del préstamo de dinero y los principios básicos de las finanzas. Unos pocos años después de la muerte de su padre en 1755, Mayer fue a Hannover para trabajar como empleado en un banco propiedad de los Oppenheimers. Cuendo era empleado de los Oppenheimers, le presentaron al general von Estorff para el que él hacía los recados. La superior capacidad de Meyer fue rápidamente reconocida y su ascenso en la empresa fue rápida. Después le dieron una pequeña participación. Von Estorff posteriormente introdujo a Mayer en el palacio del Príncipe William.

Su éxito le permitió adquirir los medios para regresar a Frankfurt y adquirir el negocio que su padre había establecido en 1743. El gran escudo rojo todavía se encontraba en la puerta. Reconociendo el verdadero significado del escudo rojo (su padre lo había adoptado como su emblema a partir de la bandera roja que fue el emblema de los revolucionarios judíos en Europa oriental), Mayer Amschel Bauer cambió su nombre por el de Rothschild (escudo rojo). Es en este momento en el que la Casa de los Rothschild se constituyó.

A través de su experiencia con los Oppenheimers, Meyer Rothschild se enteró de que el préstamo de dinero a los gobiernos y a los reyes era mucho más rentable que el préstamo a particulares. No sólo eran préstamos más grandes, sino que estaban garantizados por los impuestos de la nación.

Meyer Rothschild tenía cinco hijos, Amschel, Salomon, Nathan, Karl y Jakob. Meyer pasó el resto de su vida instruyendo a todos ellos en el secreto de las técnicas de creación de dinero y de su manipulación. Cuando se hicieron mayores, los envió a las principales capitales de Europa para abrir sucursales del negocio bancario de la familia. Amschel, se quedó en Frankfurt, Salomon fue enviado a Viena, Nathan fue enviado a Londres, Karl se fue a Nápoles y Jakob se fue a París.

Aunque todos los hijos se convirtieron en astutos directores de sucursal, Nathan mostró una habilidad superior para el negocio bancario. Cuando llegó a Londres, comenzó a cimentar los lazos entre la Casa de los Rothschild y el Banco de Inglaterra.

La Casa de los Rothschild continuó con la compra y venta de lingotes y monedas raras. A través de sus astutas operaciones, compraron o desmantelaron a la mayor parte de la competencia en Europa. En 1769, Meyer pasó a ser un agente de la corte del príncipe William IX de Hesse-Kassel, que era nieto de Jorge II de Inglaterra, primo de Jorge III, sobrino del Rey de Dinamarca y un cuñado del Rey de Suecia. En poco tiempo, la Casa de los Rothschild pasó a estar entre los grandes banqueros de Frankfurt como los Hermanos Bethmann y Rueppell & Harnier.

En 1785, Meyer y toda su familia se mudaron a un bloque de cinco pisos que compartieron con la familia Schiff. En 1865, un nieto de los Schiff, Jacob, se iría a Nueva York y, en 1917, se convirtió en el cerebro que financió la revolución bolchevique. Esta acción tendría éxito al presentar el comunismo como un gran movimiento mundial, que fue, (y sigue siendo), un principio básico de los illuminati y su programa colectivista. Desde este momento los Rothschild y los Schiffs desempeñarían un papel fundamental en la historia financiera europea y, posteriormente, en la de los Estados Unidos y el resto del mundo.

Meyer Rothschild comenzó a darse cuenta de que con el fin de alcanzar el poder necesario para influir y controlar las finanzas de los diversos monarcas en Europa, tendría que arrancar esa influencia y poder a la Iglesia, lo que haría necesaria su destrucción. Para lograr esto, captó a un sacerdote católico, Adam Weishaupt, para montar una orden satánica secreta.

Adam Weishaupt nació el 6 de febrero de 1748 en Ingoldstadt (Baviera), en una familia judía; fue educado por los jesuitas, que le convirtieron al catolicismo. Supuestamente desarrolló un intenso odio por los jesuitas. Aunque se ordenó sacerdote católico, su fe había sido debilitada por los jesuitas y se hizo ateo. Weishaupt era un ferviente estudioso del filósofo francés Voltaire (1694-1778). Voltaire era un revolucionario que tenía opiniones religiosas liberales, que escribió una carta al Rey Federico II "El Grande”: "Finalmente, cuando todo el cuerpo de la Iglesia esté lo suficientemente debilitado y la incredulidad sea lo suficientemente fuerte, el golpe final debe ser asestado por la espada de una implacable persecución. Un reino de terror será esparcido por toda la tierra y continuará... mientras que se encuentre a un solo hombre que sea lo suficientemente obstinado para adherirse al cristianismo. "

Se cree que, como resultado de los escritos de Voltaire, Weishaupt formuló sus ideas relativas a la destrucción de la Iglesia. En 1775, cuando fue convocado por los Rothschild, apostató de inmediato y, a instancias de Meyer, comenzó a organizar los illuminati en su ciudad natal de Ingolstadt.

Como el nombre indica, los miembros de los illuminati poseen la “Luz de Lucifer". Sólo los miembros de la raza humana que poseen la “Luz de Lucifer" son lo verdaderamente iluminados y capaces para el gobierno. Weishaupt y sus seguidores se consideraban la flor y nata de los intelectuales, las únicas personas con la capacidad mental, los conocimientos, la percepción y la comprensión necesaria para gobernar el mundo para traer la paz. Su propósito declarado y el objetivo fue el establecimiento de un "Novus Ordo Seclorum", un Nuevo Orden Mundial o un gobierno mundial.

A través de la red de miembros de los illuminati, los esfuerzos de Meyer Rothschild se redoblaron y su imperio bancario se arraigó firmemente en toda Europa. Sus hijos, que se hicieron barones del Imperio Austro-Húngaro, siguieron construyendo lo que su padre había comenzado y ampliando su influencia financiera.

Durante la Revolución Americana, la Casa de los Rothschild negoció un acuerdo entre el Trono de Inglaterra y el príncipe William de Alemania. William debía proporcionar 16.800 soldados para ayudar a Inglaterra a detener la revolución en América. Rothschild también se hizo responsable de la transferencia de fondos para pagar a los soldados alemanes. La transferencia nunca se hizo. Los soldados nunca cobraron lo que es una muestra de su hacer. Los americanos ganaron y en este momento Meyer Rothschild puso sus ojos en América.

Mientras tanto, Benjamin Franklin, que se había familiarizado con el Banco de Inglaterra y con la reserva bancaria, entiende los peligros que supone que un banco central fuera de propiedad privada y controlara la emisión de moneda de una nación y se resistió a que se constituyera un banco central hasta su muerte en 1791. Ese fue el mismo año en que Alexander Hamilton empujó a través de la legislación para se constituyera el primer Banco de los Estados Unidos. Irónicamente, el Banco fue instituido por el Banco de Inglaterra para financiar la deuda de guerra, la deuda de la guerra revolucionaria. Nathan Rothschild invirtió mucho en aquel primer banco. Inmediatamente se dispuso a controlar todas las actividades financieras entre bancos en los Estados Unidos.

Hubo un par de problemas, sin embargo. La Constitución de los EE.UU. delegaba el control del dinero de la nación al Congreso y no había disposiciones para que el Congreso pudiera delegar su competencia. Incluso se estableció la unidad monetaria básica: el dólar. El dólar, según mandato constitucional, debía de ser una moneda de plata sobre la base de la española y debía de tener 24 gramos de plata.

Esta disposición fue diseñada para mantener la oferta de dinero en América fuera de las manos de la industria bancaria. El Banco de Inglaterra hizo varios intentos para usurpar el control de la moneda de los EE.UU., pero fracasó. Sin embargo, a través de sus agentes illuminati, continuó reclutando agentes a través de sobornos y comisiones clandestinas con el fin de obtener apoyo para sus fines.

Cualquier propuesta para crear una reserva bancaria es una propuesta para la depredación económica


Durante los próximos veinte años, el país caería presa de los estragos financieros como resultado de las políticas de los banqueros para crear ciclos de inflación y escasez de dinero. En los momentos de inflación hay un boom económico, hay un nivel de empleo elevado y las personas piden dinero prestado para comprar casas y tierras. En ese momento, los banqueros aumentan los tipos de interés y provocan una depresión que, obviamente, causa desempleo. Las personas que no podían pagar sus hipotecas veían sus casas y tierras embargadas por el banco por una fracción de su verdadero valor. Esta es la esencia de la táctica de los illuminati que se repite una y otra vez. De hecho, todavía ocurre hoy.

Para 1810, la Casa de los Rothschild no sólo tuvo una importante participación en el Banco de los Estados Unidos, sino que también estaban cogiendo el control del Banco de Inglaterra. Aunque a los titulares extranjeros de las acciones no se les permitía ni voz ni voto por ley en las operaciones del día a día del Banco de los Estados Unidos, no hay duda de que los titulares americanos de las acciones y los directores fueron, si no eran afiliados, cómplices de los objetivos y metas de de los illuminati y de sus bancos centrales.

En 1811, la licencia para el primer Banco de América no fue renovado. Como resultado de ello, la Casa de los Rothschild perdido millones. Esto enfureció tanto a Nathan Rothschild que fomentó la guerra de 1812. Usó de su formidable poder e influencia y coaccionó al Parlamento británico para que intentara retomar las colonias. El primer intento fue un fracasado militar. La segunda estrategia fue divide y vencerás. Cualquier historiador serio sabe que la Guerra Civil fue en gran parte cocinada por los agentes illuminati de los Rothschild en los Estados Unidos.

Meyer Amschel Rothschild murió el 19 de septiembre de 1812. Su testamento da las directrices específicas que debían ser seguidas por sus descendientes:

1) Todos los puestos importantes debían ser ocupados sólo por miembros de la familia y sólo los hombres debían involucrarse en los negocios. El hijo mayor del hijo mayor debía de ser el jefe de la familia, a menos que se acordara otra cosa por el resto de la familia, como fue el caso en 1812, cuando Nathan fue nombrado patriarca.

2) Todos debían casarse con primas y primas segundas, por lo que su fortuna quedaría en la familia y para mantener la apariencia de un imperio financiero unido. Por ejemplo, su hijo James (Jacob) Mayer se casó con la hija de otro hijo, Salomon Mayer. Esta norma se hizo menos importante en generaciones posteriores, ya que la familia reorientó los objetivos y se casó con herederos de otras fortunas.

3) Rothschild ordenó que nunca se hiciera "un inventario público por los tribunales de mi herencia... También prohíbo cualquier acción legal y cualquier publicación del valor de mi herencia."


Nathan Mayer Rothschild, que, en 1820, había logrado un firme control sobre el Banco de Inglaterra dijo: “No me importa quien sea el títere colocado en el trono de Inglaterra para gobernar el Imperio en el que el sol nunca se pone. El hombre que controla la oferta monetaria de Gran Bretaña controla el Imperio Británico y yo controlo la oferta monetaria británica".

El segundo Banco de los Estados Unidos, también fue apoyado por el Banco de Inglaterra para tratar con la deuda de la guerra norteamericana. Cuando la licencia expiró en 1836, el presidente Andrew Jackson se negó a renovarla, diciendo que un banco central concentra demasiado poder en manos de banqueros que no son elegidos por nadie.

En 1838 Nathan hizo la siguiente declaración: "Permítanme acuñar y controlar el dinero de una nación y no me importará quien haga sus leyes."

Durante el primer cuarto del siglo XIX, los Rothschild expandieron su imperio financiero por toda Europa. Llenaron el continente con vías férreas que les permitió el transporte de carbón y acero de sus minas de carbón y sus fundiciones de hierro. A través de un préstamo al Gobierno de Inglaterra, se constituyó la primera garantía para construir el Canal de Suez. Financiaron a la dinastía Romanov en la Rusia zarista, financiaron a Cecil Rhodes para que saqueara Sudáfrica y al gobierno de Francia para saqueara el norte de África.


Como he dicho muchas veces antes, "el lado oscuro" ha estado en ambos lados de cada guerra que ha estallado en la época moderna. Las inteligencias estadounidenses y británicas han documentado evidencias de que la Casa de los Rothschild ha financiado ambos lados en todas las guerras desde la Revolución Americana. El financiero Haym Salomon, un agente illuminati, apoyó a los patriotas durante la Revolución Americana, luego hizo préstamos a James Madison, Thomas Jefferson y James Monroe. Como ya se ha explicado, durante las guerras napoleónicas, una rama de la familia financió a Napoleón y otra financió a Gran Bretaña, Alemania y a otras naciones.

Una de las más destacadas órdenes illuminati en los EE.UU. es la secreta "Orden de los Skull & Bones". Los agentes illuminati William Huntington Russell y Alphonso Taft fundaron el Capítulo 322, en la Universidad de Yale en 1833. Luego, en 1856 la Orden se incorporó como la Russell Trust. William Russell se convirtió en miembro del Parlamento del estado de Connecticut en 1846 y en un general en la Guardia Nacional de Connecticut en 1862. Alphonso Taft se convirtió en Secretario de Guerra en la Administración Grant en 1876, Procurador General de EE.UU. en 1876 y Embajador de los EE.UU. en Rusia en 1884. El hijo de Alphonso Taft más tarde se convirtió en Presidente del Tribunal Supremo y en Presidente de los Estados Unidos.

En los años anteriores a la Guerra Civil, una serie de patriarcas de los "Skulls and Bones" se convertirían en líderes del movimiento de la secesión en diversos estados del Sur. Se ha sugerido que hicieron presiones para tensar una situación ya precaria y crearon las condiciones para que estallara la Guerra Civil. Los bancos de los Rothschild proporcionaron financiación para el Norte y para el Sur durante la guerra. Después de la Guerra Civil, un método más inteligente se utilizó para conquistar los Estados Unidos. Los Rothschild financiaron a August Belmont, Khun Loeb y los bancos Morgan. Luego financiaron a los Harrimans (ferrocarriles), a los Carnegie (acero) y a otros titanes industriales. Agentes como Paul Warburg, Jacob Schiff y Bernard Baruch fueron enviados después a los Estados Unidos para efectuar la fase siguiente de la conquista.

Para finales del S. XIX, los Rothschild tenían el control de Inglaterra, EE.UU., Francia, Alemania, Austria e Italia. Sólo Rusia se quedó fuera de la esfera financiera que dominaba el mundo. Inglaterra, a través del Banco de Inglaterra, gobernaba la mayor parte del mundo. Jacob Schiff, presidente del Khun Loeb Bank de Nueva York, fue nombrado por B'nai B'rith (una orden masona judía que significa Hermanos Reunidos) como el jefe de la revolución en Rusia. Un cartel, formado por los Carnegies, Morgans, Rockefeller y Chases contribuyó a que apareciera el comunismo. El 13 de enero de 1917, León Trotsky llegó a los Estados Unidos y recibió un pasaporte como ciudadano de los EE.UU. Fue visto con frecuencia entrar en la residencia palaciega de Jacob Schiff.

Jacob Schiff, y sus partidarios financiaron el entrenamiento de la banda de rebeldes de Trotsky, compuesta en su mayoría por judíos de la parte este de New York, en las propiedades que la compañía de Rockefeller, la Standard Oil, tenía en Nueva Jersey. Cuando estuvieron lo suficientemente formados en las técnicas de la guerra de guerrillas y del terror, Trotsky y su banda de rebeldes se fueron con veinte millones de dólares que proporcionó Jacob Schiff, en el buque SS Kristianiafjord con destino a Rusia para financiar la Revolución Bolchevique.

Después de la Revolución Bolchevique y el asesinato de toda la familia real rusa, la Standard Oil de New Jersey se hizo con el 50% del enorme yacimiento de petróleo del Cáucaso a pesar de que la propiedad había sido nacionalizada en teoría. En 1927, la Standard Oil de Nueva York construyó una refinería en Rusia. Luego, la Standar Oil firmó un acuerdo para poner el petróleo soviético en Europa y dio un préstamo de 75 millones de dólares a los bolcheviques.

Jacob Schiff y Paul Warburg desde el Kuhn Loeb Bank iniciaron una campaña para constituir un banco central en los Estados Unidos. Después ayudaron a los Rothschild a manipular el pánico financiero de 1907.

Entonces, el pánico de 1907 fue utilizado como un argumento para instituir un banco central para evitar que se produjeran tales fenómenos. Paul Warburg dijo a la Comisión de Banca y Moneda: “Vamos a tener un banco de compensación".

La Ley de la Reserva Federal fue la creación del barón Alfred Rothschild de Londres. La versión final de la Ley se decidió en una reunión secreta en Jekyll Island, en Georgia, propiedad de JP Morgan. Estuvieron presentes en la reunión: A. Piatt Andrew, Secretario Auxiliar de la Tesorería; el senador Nelson Aldrich; Frank Vanderlip, presidente de Kuhn Loeb and Co; Henry Davidson, socio principal del banco JP Morgan; Charles Norton, presidente de Morgan First National de Nueva York; Paul Warburg, socio de Khun Loeb and Co y Benjamin Strong, presidente de Morgan Bankers Trust Co.

La Ley de la Reserva Federal de 1913, provocó la destrucción de la Constitución de los EE.UU. y fue la actuación determinada de los financieros internacionales para consolidar su poder financiero en los Estados Unidos. Pierre Jay, iniciado en la "Orden de los Skulls and Bones" en 1892, se convirtió en el primer Presidente del Banco de la Reserva Federal de Nueva York. Una docena de miembros de la Reserva Federal pueden ser vinculados a la misma "Orden".

Los Rothschild operan en una zona del corazón de Londres, en el distrito financiero que se conoce como 'The City' o 'Square Mile'. Todos los grandes bancos británicos tienen sus oficinas principales aquí, junto con 385 sucursales de bancos extranjeros, entre ellos 70 procedentes de los Estados Unidos. Es aquí donde se encuentra el Banco de Inglaterra, la Bolsa de Valores, Lloyd's de Londres, la Bolsa Báltica (contratos de transporte marítimo), Fleet Street (para la edición de periódicos e intereses relacionados), la London Commodity Exchange (para el comercio de café, el caucho, el azúcar y la lana) y la Bolsa de Metales de Londres. Es prácticamente el centro financiero del mundo.

Está situada en la orilla norte del río Támesis, con una superficie de una milla cuadrada (conocida como la "milla cuadrada más rica de la Tierra"), que ha disfrutado de privilegios y derechos especiales que les ha permitido alcanzar un cierto nivel de independencia desde 1191. En 1215, sus ciudadanos recibieron un fuero del rey Juan, concediéndoles el derecho a elegir cada año un alcalde (conocido como el Lord Mayor), una tradición que continúa hoy en día.

Des Griffin, en su libro “Descenso hacia la esclavitud”, describe "The City" como un estado soberano (como el Vaticano), y desde el establecimiento del Banco de Inglaterra de propiedad privada en 1694, este centro financiero ha tenido la última palabra en los asuntos de Inglaterra. Des Griffin mantiene que el país está dirigido por los poderes de “The City” y que el Trono, el Primer Ministro y el Parlamento son simplemente las pantallas del poder real. CE Knuth, en su libro “El Imperio de la Ciudad”, sugiere que cuando la Reina va a “The City”, está subordinada al Lord Mayor (bajo su autoridad hay un comité de 12-14 hombres que es conocido como 'La Corona'). Esta institución es de propiedad privada no está subordinada a la Reina o al Parlamento. Los Rothschild han elegido al Lord Mayor desde 1820.

Las últimas elecciones nacionales en los Estados Unidos dieron a su ciudadanía la posibilidad de elegir entre dos conocidos miembros de un mismo culto satánico. Y aún así, el resultado de esta elección ha sido objeto de extrema vigilancia.

"Los que votan no deciden nada. Los que recuentan los votos lo deciden todo."
-- Joseph Stalin

Traducción por DonaldRumsfeld

Paz Digital, 16-01-2008

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada