PORTADA ÍNDICE CONTACTO

Libia: manipulación televisada

28 feb 11. Mienten con los bombardeos de este Gadafi sobre los libios. Mienten con que hay violencia y manifestaciones en Trípoli. Mienten con los pilotos que dicen que saltaron antes por no bombardear. Mienten los medios de comunicación del imperio porque buscan dividir Libia ya que el Gadafi no es de su cuerda

El montaje de la represión de manifestantes en Libia con cazabombarderos. Nuevas mentiras para justificar la injerenCIA imperialista en el norte de África

Resulta realmente triste tener que hacer razonar a alguien sobre lo absurdo de la historia, difundida por los mass media occidentales, de una supuesta represión de manifestantes en Libia, mediante el uso de aviones cazabombarderos por parte del gobierno libio, pero debido a los tiempos que vivimos de manipulación masiva y perdida completa del más elemental sentido común, no queda otro remedio.

Para comprender los intereses del imperio en Libia, conviene recordar que el país norteafricano es uno de los mayores productores y exportadores de petróleo y de gas del mundo, y que recientemente se han descubierto nuevos e importantes yacimientos. Según la constitución libia, la propiedad de estos recursos es pública, una medida que ha impedido a las multinacionales petroleras saquear a este país como lo llevan haciendo, desde hace tiempo, en otros puntos del planeta, pero que, por otra parte, ha conseguido que Libia ocupe el primer puesto en índice de desarrollo humano de África.

El guión escrito por Washington para la desestabilización del gobierno de Gadafi en Libia, tiene muchas similitudes con el seguido en los recientes procesos de injerencia, disfrazados de revueltas populares, en Túnez y Egipto, y algún elemento diferente, utilizado ya en otros escenarios.

Por un lado, como el Túnez y Egipto, nos encontramos con las protestas organizadas vía internet, por facebook y twiter; las denuncias de ONG´s como Human Rights Watch o Amnistía Internacional (de cuyo consejo asesor forma parte el globalista Zbigniew Brzezinski) de violación de derechos humanos exclusivamente por parte de las fuerzas gubernamentales; el apoyo incondicional de los medios de comunicación occidentales hacia los manifestantes antigubernamentales y la demonización de los gobernantes; el llamado de los gobernantes atlantistas a que las administraciones se sometan a las demandas de los protestantes, especialmente a las de los grupos pro occidentales.

Por otro lado, en Libia se están dando además una serie de estrategias más complejas, puestas ya en práctica en otros escenarios, debido al mayor apoyo de la población a su gobierno y a su sistema político, y a la imposibilidad de tumbarlo mediante simples revueltas de colores. Para ello se ha construido un montaje similar al que se construyó en Venezuela, en el año 2002, para justificar el golpe de estado, o al de las armas de destrucción masiva en Irak, para justificar una intervención militar.

Como primer paso, el pentágono habría cerrado o limitado ostensiblemente el acceso a internet, lo cual serviría para acusar falsamente de censura al gobierno libio; impedir comprobar el escaso apoyo de la población a las manifestaciones “antiGadafi”; y, principalmente, para imponer la versión de los hechos dada por los medios de comunicación occidentales, al no existir testimonios que refuten sus afirmaciones.

Cortado internet, los medios de comunicación han orquestado un montaje mediático consistente en una falsa matanza de manifestantes pacíficos (un pacifismo un tanto extraño, pues ya se cuentan por decenas el número de policías ahorcados).

Poniendo como fuente fiable al-jazzera, herramienta al servicio de las transnacionales capitalistas en el mundo árabe, los medios de comunicación occidentales están informando sobre la muerte de cientos de manifestantes opositores a Gadafi, como consecuencia de bombardeos aéreos de la aviación libia, de lo cual no dan ninguna prueba gráfica, amparándose en la excusa del citado cierre de internet y en la imposibilidad de la entrada de los periodistas asalariados de las grandes corporaciones mediáticas capitalistas, a pesar de que la frontera con Egipto está abierta de par en par. La única prueba que se presenta es el aterrizaje en Malta de dos cazas libios, quienes, según dichos medios, habrían solicitado aterrizar en la isla mediterránea (una auténtica base militar imperial en medio del Mediterráneo), tras negarse a reprimir a los manifestantes opositores. Una extraña forma de represión: caza-bombarderos para reprimir manifestaciones ¡lo nunca visto!

Este caso de los cazas “exiliados”, es muy parecido al montaje de los deportistas cubanos “exiliados”, quienes tras ser sobornados, mediante contratos multimillonarios, dicen haber fundamentado la decisión de pedir asilo político en un país al que han viajado con la selección cubana, en razones puramente ideológicas, tras lo cual, las diversas corporaciones mediáticas capitalistas emprenden la habitual campaña mediática, en defensa de los derechos humanos, y contra la isla caribeña. Es significativo, en este caso, el aterrizaje de los cazas en Malta, enclave histórico del imperialismo en el Mediterráneo.

Este absurdo montaje, asumido también como cierto por algunos de los más importantes medios de contrainformación supuestamente antiimperialistas, tendría por objeto agudizar la presión internacional contra Libia. Una presión que será aún mayor, gracias al ascenso al poder, en Túnez y Egipto, de gobernantes aún más pro occidentales que los anteriores.

De momento, el antidemocrático Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, dominado por las grandes potencias imperialistas, ya ha emitido una resolución condenando la actuación del gobierno libio y amenazándole con una posible “ayuda internacional” a los opositores.

¿Asistiremos a una nueva acción criminal de ayuda humanitaria, por parte de la ONU, como en Yugoslavia o en Afganistán?

FUENTE

+ información, en la misma línea:



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada