PORTADA ÍNDICE CONTACTO

Judíos, masones y jesuitas niegan las conspiraciones que les atribuyen

6 oct 11. Algo inusual tuvo lugar en días pasados al reunirse en un periódico mallorquín un masón, un jesuita y un judío para sacudirse de encima las acusaciones conspiranoicas que sobre ellos recaen.

Aclarar y dejar bien matizado que a los judíos no le atribuimos ninguna conspiración sino a la parte elitista denominada sionismo, la cual en Israel es incluso mal vista por la población; pero su enorme poder logró incrustar en el judaísmo el paradigma de la Tierra Prometida y trabaja para la llegada de su mesías: el anticristo.

En este debate en el periódico mallorquín, Abraham Barchilón, abogado y ex vicepresidente de la comunidad judía en Baleares, declaró que los judíos no habrían sido perseguidos si, como se asegura, tuviesen tanto poder en la economía o incluso en el Pentágono. Este tal Bacilón sabe de sobra que la gran banca, las grandes corporaciones y los gobiernos norteamericanos están y han estado controlados por el lobby sionista y por Logias como la Brnaï Birth (o algo así). Quizá desconozca Bacilón que la persecución a los judíos fue instigada y financiada por los propios sionistas Rothschild para provocar la creación del estado israelí y el blindaje al pueblo judío como consecuencia de la persecución nazi. Toda una sagaz y sutil Agenda impropia de la inteligencia humana sino más bien de aquel ente que se le apareció a Moisés.

Antoni Blanch, jesuita y catedrático emérito de Literatura Comparada de la Universidad Pontificia de Comillas, dijo que la labor jesuita ha sido inestimable en todos los continentes y han extendido una forma de entender la religión más libre y lúcida. Cualquier integrante de esta Orden que haya militado menos de 30 años entrega su vida a la causa creyendo hacer el bien. Resulta difícil rebatir la conspiración y el poder jesuita con la imagen que por el mundo extienden sus integrantes, pero ex jesuitas como el asturiano Salvador Freixedo o el canario Alberto Rivera denunciaron lo que se oculta cuando al cumplir 30 años en la Orden se les enseña a aquellos elegidos para guardar bajo amenaza de muerte uno de los mayores secretos de la humanidad: su servidumbre satánica.

El otro tertuliano, Mario Martínez, maestro masón de la Gran Logia Simbólica de España, expuso la cara amable de la masonería, en la cual trabaja mucha gente de bien que desconoce el gran secreto masónico que jamás adivinarán mientras no sean nombrados masones de grado 33. Tras este grado se esconde la verdadera identidad de ese Gran Arquitecto del Universo al que rinden pleitesía: satanás, o Yahvé, o las diversas denominaciones con que se menciona al auténtico dominador actual de la humanidad: el mal.

Vínculo relacionado

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada